El vaticinio se ha tornado realidad. El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no será citado para declarar en el seno de la comisión de investigación sobre la presunta financiación irregular del Partido Popular. El PSOE ha hecho frente con los populares y se han opuesto a su declaración, cumpliéndose lo adelantado en exclusiva por ElPlural.com.

En pleno terremoto político, con la sociedad al completo pendiente de si Pedro Sánchez convoca elecciones y cuándo, la Mesa de la comisión de la caja B se ha reunido tras la sesión plenaria en la que el bloque independentista ha tumbado las cuentas del Ejecutivo. En dicha reunión, el PSOE se ha opuesto junto con el PP a la citación a Mariano Rajoy. Solo Unidos Podemos y Ciudadanos han votado a favor. El Grupo Mixto la ha rechazado.

Tiempo ha que sobrevolaban rumores que apuntaban a que los socialistas no solicitarían la comparecencia de Mariano Rajoy. Este periódico publicó el pasado mes de diciembre que se confabulaba con un presunto pacto secreto entre PSOE y PP para no citar al expresidente.

El diputado y portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en la comisión sobre la caja B, Gabriel Rufián, encendió todas las alarmas durante una entrevista en ElPlural.com. Rufián aseguró que considera al PSOE capaz de cerrar en falso la comisión e, incluso, insinuó que le llegaban rumores sobre un presunto pacto entre socialistas y populares: el PSOE se opondría a la citación de Rajoy a cambio de sortear una hipotética comparecencia de Alfredo Pérez Rubalcaba.

“Me empiezan a llegar rumores de que se quieren cargar la comisión y ahí está jugando el PSOE también. Y el PSOE ante la duda siempre cede. También porque la gente que más ha hablado, principalmente Pablo Crespo, han señalado que manera total a Rubalcaba. Y yo siempre enlazo esta comisión con la comisión de investigación de la Operación Cataluña. Ahí viví por primera vez los sudores fríos del PP, PSOE, y evidentemente Ciudadanos como buen lacayo que es, cada vez que se mencionaba el nombre de Villarejo y de Rubalcaba. Recuerdo un día en el que nos viene el PP con el PSOE, y nos dice: si os olvidáis de Rubalcaba y de Villarejo os dejamos a Pino y a Gago. Y yo dije que no. Esto es un chantaje. Fuimos el único grupo parlamentario que seguimos pidiendo a Villarejo. Ni los más revolucionarios sigue pidiendo a Villarejo. Y me suena que esto puede pasar en esta comisión, precisamente porque se están poniendo en la diana a Rubalcaba, que aún es uno de los hombres más poderosos de este país y que maneja el grupo parlamentario que hay sentado a la izquierda del atril”, dijo Rufián a este periódico.

El PSOE negó el pacto

El diputado y portavoz del PSOE en la comisión de la caja B, Artemi Rallo, insistió a este periódico que “nada de nada”.

Rallo negó de plano cualquier tipo de negociación en este sentido, pero no confirmó que Mariano Rajoy fuera a ser citado. “Nosotros tenemos que concretar nuestra propuesta definitiva de comparecientes. Hay una reunión de la Mesa para el día 5 de febrero que concretaría las últimas comparecencias. Y antes nos tenemos que sentar [el Grupo Parlamentario Socialista] para ver cuáles van a ser las propuestas que vamos a defender en esa Mesa para cerrar la comisión con los últimos comparecientes”.

Eso sí, insistió en que la postura del PSOE no ha cambiado: “Tiene que venir. Y tiene que venir el último”.

Sin embargo, según pudo saber ElPlural.com, la reunión convocada para el pasado 5 de febrero no se celebró y se aplazó para el 12.

Los socialistas argumentan su negativa ante la inminente disolución de las Cortes. Consideran que, de disolverse como consecuencia de la convocatoria de elecciones, se perdería el trabajo y la comisión no debe cerrarse en falso. Las conclusiones deben estar redactadas para el día 11 de marzo.