Dos nuevos profesores y un alumno han sido imputados por el caso del supuesto máster fraudulento de Cristina Cifuentes en la Universidad Rey Juan Carlos.

Así, la jueza Carmen Rodríguez-Medel ha citado como investigados, el próximo 25 de mayo, a los docentes Susana Galera y Rodrígo Martín; pero también al alumno Álvaro Morente. Se les señala por un posible delito de falsedad documental.

¿Por qué a un alumno? 

Hay que recordare que Álvaro Morente es un alumno del máster en la Rey Juan Carlos en Derecho Autonómico y Local, el mismo que supuestamente cursó Cifuentes.

Sin embargo, no es un alumno más, es uno de los diez cuyo nombre aparece en las actas de convalidaciones falsificadas.

En cuanto a los profesores, Rodrigo Martín defendió públicamente a Cifuentes asegurando que la expresidenta de la Comunidad de Madrid sí asistió a su asignatura. Así lo explicó en la Cadena SER: "En mi caso sí. El sistema que teníamos eran prácticas periódicas cada 15 días y luego un examen final que creo recordar que era un caso práctico. Si tiene un 9 es porque hizo las prácticas y porque hizo el examen. Si no, habría sido suspendida o no calificada”.

Susana Galera no dudó en publicar una carta abierta a Cifuentes para defender el esfuerzo, trabajo y estudio del resto de alumnos.

Se suma a la lista de imputaciones

Pero no son los únicos profesores imputados en este caso.

El 10 de mayo, la profesora de la Universidad Rey Juan Carlos Alicia López de los Mozos fue imputada por prevaricación administrativa tras la falsificación de las firmas del acta del máster de Cristina Cifuentes.

Esta docente denunció haber sufrido coacciones por parte del director del máster para que falsificara el acta, para que hiciera todo lo posible para apoyar con documentación la versión de la por entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

En la investigación interna que abrió la Rey juan Carlos y ante la Policía, López de los Mozos aseguró que el acta estaba falsificada. Aseguró que su firma en el acta de defensa del TFM de Cifuentes se colocó en el documento sin su consentimiento. Ni si quiera sabía de su existencia.

Antes, habían sido imputadas Cecilia Rosado, la única profesora cuya firma no fue falsificada en el acta Cifuentes y secretaria del tribunal encargado de examinarla; y Amalia Calonge, la funcionaria que cambió las notas de Cifuentes, también han pasado por el juzgado.

Junto a ellas, el ya exdirector del Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos, Enrique Álvarez Conde.