El presidente extremeño, José Antonio Monago, quien anda en campaña de venderse como adalid de la austeridad, además de provocar un desabarajuste policial ha costado al erario público 17.000 euros en equipos de seguridad por su 'capricho' de vivir en su casa particular en Badajoz, y no en la residencia oficial de los presidentes extremeños, en Mérida... Y esto, aunque el presidente de la Junta presume de pagarse los gastos de su vivienda.

De "cero euros" a 17.000
La información sobre este gasto, disponible en el portal de la transparencia que ha publicado  el Gobierno extremeño, contrasta con las declaraciones de la vicepresidenta de la Junta, Cristina Teniente, que aseguró en una rueda de prensa que la decisión del presidente de mantener su residencia oficial en Badajoz “supone cero euros” a las arcas extremeñas. En realidad, la empresa encargada de la vigilancia de la residencia de Monago, Secoex, cargó a la Junta con 13.996,68 euros, más 2.939 de IVA por los aparatos y su instalación.

Monago en el día en el que mintió, amenazando a los 'rompepiernas' con querellas, justo 24 horas antes de decir que pagaría de su bolsillo los viajes a Canarias. Foto EFE Monago ante la que es una de sus palabras-lema, 'austeridad'... La realidad no viene a confirmar, aparentemente, sus promesas. Foto EFE



Menos seguridad en Badajoz
Pero es que además, la decisión 'generosa' de Monago de vivir en su casa particular (un chalet en la zona más exclusiva de Badajoz), ha provocado otro problema: el de los policías que deben ser asignados a sus continuos desplazamientos entre Mérida y Badajoz. El Sindicato Unificado de la Policía (SUP) ha denunciado que se ha producido una reducción de seguridad en la ciudad de Badajoz a causa de la decisión de Monago. Según ha detallado su portavoz, Pedro Donoso, “hay graves carencias de vigilancia policial en la ciudad de Badajoz tras la decisión de la Junta de dotar la vivienda particular del presidente de supervisión policial”.

Vivienda vigilada, ciudad descuidada
Un intento de robo en la vivienda particular de Monago, el 30 de enero de 2013, un tema oscuro del que ya les hablamos en ELPLURAL.COM, fue el detonante para que se estableciese un sistema de seguridad permanente.  El equipo está compuesto por dos agentes permanentes, que cuentan con un coche patrulla junto a la urbanización privada de lujo, compuesta por unas 16 viviendas, donde tiene su residencia el presidente extremeño.

Fuentes del sindicato policial han explicado que desde la designación de este 'servicio especial' se da la circunstancia de que un solo vehículo policial prestaba servicio a  una ciudad de 165.000 habitantes mientras que dos agentes vigilaban la vivienda del presidente extremeño. El portavoz del SUP ha recordado que el sindicato ya expresó al delegado del Gobierno que la plantilla policial emeritense era la idónea para prestar ese servicio pues contaba con el doble número de agentes, lo que permitía dar servicio a la Asamblea, la Presidencia de la Junta, la residencia presidencial y también su escolta... La decisión de Monago descabalaba la organización policial.

“Un palacio en venta”
Por otra parte, tras el anuncio de poner en venta el palacio presidencial, la vicepresidenta extremeña Teniente ha señalado que hay varias entidades interesadas en la compra del inmueble entre ellas el Ayuntamiento de Mérida. Fuentes municipales han asegurado a ELPLURAL.COM que el Consistorio y la Junta están en conversaciones para evitar que el palacio presidencial acabe en manos privadas y están a la espera de que José Antonio Monago concrete una cita para resolver el asunto.