Esperanza Aguirre es como los gatos, según dice en la entrevista que este domingo publica 'El Mundo' aunque no sabe todavía en cual de las siete vidas que se atribuyen a los mininos se encuentra actualmente. La ex presidenta del PP en la Comunidad de Madrid, opina que la refundación del proyecto de su partido es "muy importante", puesto que sus estructuras actuales están muy anticuadas.

Como siempre la 'lideresa', ante un periodista, recupera esa esencia que la ha mantenido en el poder durante años. En sus respuestas a buenas preguntas lanza mensajes a más de uno. Por ejemplo, a Cristóbal Montoro. Sobre el ministro de Hacienda dice que "hay que explicar lo de la Agencia Tributaria... Que yo no digo que haya filtrado mi declaración de la renta... Pero, casualmente, el único año de mi vida en el que he ganado dinero (2013). ¡Y justo el jueves antes de las elecciones! En los trackings de ese día bajamos 12 puntos entre los jubilados en Madrid". Esto con alusiones a los Pujol o a Monedero y aquellas facturas que desveló ELPLURAL.COM.

Mensajes a Rajoy
Pero Aguirre, si no las tiene con Rajoy, no es Aguirre. En una parte de la entrevista le manda algunos mensajes al todavía presidente de su partido. Además de repetir que "por supuesto" que falta democracia interna en el PP, recuerda que volvió para aspirar a la alcaldía cuando algunas encuestas daban como primero en intención de voto a Podemos. "Lo planteé en el Comité Ejecutivo Nacional de enero de 2015 y el presidente me dijo que no me preocupara, porque él tenía encuestas muchísimo mejores".

Un ala liberal
En sus declaraciones al diario que dirige David Jiménez, insiste una y otra vez en la necesidad de que en su partido haya un ala liberal y define la situación actual como de "stand by", todo a la espera de la formación de un Gobierno. A partir de ahí, la ex presidenta madrileña cree que "el PP necesita una regeneración a fondo, una refundación, porque se ha convertido en el nasty party (partido antipático)". En relación con esto afirma que Rajoy solo ha pronunciado "un discurso ideológico, en Elche". Se refiere a cuando el pontevedrés en 2008 en aquella ciudad animó a abandonar el PP a aquellos que quisieran irse al Partido Liberal o Conservador, en clara alusión a ella.

¿Y la corrupción?
En su opinión la situación del partido en Madrid y Valencia, con dos gestoras al frente, es producto del retraso en convocar los congresos con carácter ordinario. Curioso que la presunta corrupción no haya tenido nada que ver. Precisamente en relación con lo que ocurre en Madrid con la Púnica, Aguirre repite una y otra vez que ella no tiene nada que ver porque "yo la verdad es que ni tenía firma en la cuenta del partido, ni tarjeta ni cobraba sueldo".

No es extrapolable
Ella dimitió pero Rajoy o Rita Barberá no. Su opinión es que su decisión no es extrapolable al presidente de su partido, algo que también aplica a la dirigente valenciana. Lo de Aguirre es "una decisión personal", si bien -aquí otro 'zasca' a Rajoy- sí cree que eran extrapolables los resultados de las pasadas elecciones europeas, "aunque ellos decían que no".

La inquina por Podemos es evidente y ella, antes de que se sienten en el Consejo de Ministros, defiende que "hagamos todo lo que esté en nuestra mano por un Gobierno de los tres partidos constitucionalistas", incluido un respaldo a Pedro Sánchez como presidente.

'De Madrid al...'
¿Quién ha dado a Esperanza Aguirre por muerta políticamente? Ante la pregunta de si podría enfrentarse a Cristina Cifuentes por la presidencia de nuevo del partido en Madrid, su respuesta consiste, según dice 'El Mundo' "con sorna", en otra pregunta "¿Y por qué no a Rajoy?". La 'lideresa' en estado puro porque, como ella misma señala, "lo importante que pasa en España pasa hoy por Madrid". Y ya se sabe que 'De Madrid al...".