Con los expolios de la Guerra Civil, los regalos durante la dictadura o la ingeniería fiscal que comenzaron a diseñar en los años 50 y que han desarrollado en democracia, la familia Franco ha conseguido permanecer como una de las casas más acaudaladas del país incluso aumentando su fortuna tras la muerte del dictador. Y es que en el año 75 el patrimonio de la familia se estimaba entre 1.000 y 20.000 millones de pesetas a pesar de que muchos de sus pasivos estaban valorados a la baja. Actualmente se calcula que poseen entorno a 500 millones de euros, gracias también al expolio de los antifranquistas y a una legalidad que no reconocía el tráfico de influencias.

Decimos que esa fortuna se “estima” ya que no conocemos los activos de la estirpe en paraísos fiscales como Suiza. Sin embargo, aquí haremos un repaso del patrimonio que se le conoce a los descendientes del dictador pese a que desde sus inicios ya se escondía en entramados de empresas utilizando la figura de los testaferros mediante personalidades de la dictadura como José María Sanchís, Luís Gómez y otros empresarios del régimen.

Esta anómala situación, impensable tras las dictaduras en otros países europeos o latinoamericanos, se hace posible en España gracias a una transición dirigida preeminentemente por altos cargos y exministros franquistas y que, aún hoy, se materializa en los cuadros de la derecha española donde encontramos a numerosos descendientes de la aristocracia del régimen.

De hecho, este fue uno de los costes de la modélica transición española, que vetó la investigación sobre el patrimonio familiar por parte de Hacienda. También han contribuido las amnistías fiscales, como la del Gobierno de Mariano Rajoy en 2012 con la que la familia regularizó 7,5 millones de euros sacando a la luz apartamentos y chalets a lo largo y ancho de la geografía española a través de Sociedades como Comercial Flores S.A.

El origen de la fortuna

 El General Franco percibía un salario de 2.400 pesetas previamente a la Guerra Civil, cantidad que se multiplicó hasta las 154.000 cuando se apoderó de la jefatura del Estado. Carmen Polo era popularmente conocida como La collares por su afición de arrasar en las joyerías a las que frecuentemente acudía.

La periodista Carmen Enriquez relata en su libro “Carmen polo, señora de El Pardo” como los joyeros de Madrid acordaron costear de forma conjunta estos obligados regalos. Aquella obsesión de la primera dama de Estado, lejos de ocultarse, se exhibía con multitud de collares de perlas de varias vueltas,pendientes a juego, sortijas, tiaras, broches o bolsos de pedrería. Igualmente se temían sus visitas a Oviedo, donde se escondían los objetos de plata en los lugares que la esperaban por temor a que se encaprichase de alguno.

En la casa familiar había un cuarto de 40 metros cuadrados donde se guardaban guirnaldas, camafeos de perlas, aguamarinas, diamantes, brillantes de oro y plata, y otros objetos de valor atesorados a lo largo de las cuatro décadas de dictadura y que, al terminar, salieron de El Pardo en camiones y furgonetas para permanecer en su dominio. A la muerte de Franco, ella heredó la fortuna familiar al encontrarse en régimen de gananciales. A excepción de los dos millones de pesetas que heredó cada uno de los nietos.

Las propiedades

“El capricho” de Carmen Polo
La esposa de Franco se hizo con una casa noble en el centro de A Coruña al encapricharse de las residencias de sus aristócratas amigas coruñesas. Consiguió el deseado palacio de Cornide mediante la falsificación de una subasta pública con un solo comprador que, posteriormente, cedió las escrituras a Carmen Polo.

palacio cornide

Pazo de Meirás
Valorado a la baja, la finca de verano del dictador se tasó en 75 millones de pesetas. Sin embargo, actualmente intentan deshacerse de ella por 7 millones de euros ante la intención del parlamento gallego de recobrar la titularidad pública del pazo tras la investigación sobre la adjudicación fraudulenta con la que el dictador la consiguió a modo de “regalo”.

Pazo de Meirás

El edificio de la calle Hermanos Bequer de Madrid.
Siete plantas que suman 4.807m2 en pleno barrio de Serrano, una de las zonas más lujosas de la capìtal. Es tan solo uno de sus numerosos inmubles con los que cuentan, pero es el que eligieron la mujer y la hija de Franco para instalarse tras su muerte.

Hermanos Béquer, 8

Finca «La Piniella» en San Cucao de Llanera (Asturias)
Cuenta con numerosos elementos de alto valor como muchas obras de arte que los hijos intentaron tasar a la muerte de Carmen Franco. Al igual que con el Pazo de Meirás, los descendientes estan intentando venderla actualmente. 

La Piniella, en San Cucao de Llanera
El Canto del Pico, en Torrelodones
Era una casa de fin de semana del generalísimo. Se utilizaba como trastero para no destruir los regalos de los no ricos.  En 1988 vendieron la propiedad por 5,3 millones de euros.
Finca del pico
Valdelasfuentes, en Arroyomolinos
A 25km de la Puerta del Sol, es una de las fincas de caza del dictador y la que supuso el mayor pelotazo para la familia. Ocupa diez millones de metros cuadrados, de los cuales se recalificaron 3,3m2, en un tiempo récord de apenas tres meses en 1999. Al albor de la burbuja inmobiliaria, los terrenos dejaron de ser rústicos para permitir la construcción de  2700 viviendas y dos polígonos industriales junto al constructor Fidel sanroman. La venta de esta finca habría supuesto unos ingresos aproximados de 35 millones de euros para los herederos.
valdelasfuentes

La transacción se produjo bajo la Sociedad Anónima “Construcciones del Suroeste”, que en 2007 presentó unos beneficios de 23,9 millones de euros. En 2009 escindieron esa S.A. y crearon “Arroyo de la Moraleja S.L.” una sociedad con beneficios millonarios cada año y presidida por Francis Franco, pero contando también con la presencia de sus hermanos Mariola y Cristobal.

Los parking de Madrid
Son el principal origen de sus ingresos actuales. La familia ve antes que nadie la rentabilidad de estos negocios y se hacen con algunos en las zonas más estratégicas. Poseen aparcamientos en zonas tan céntricas como Ríos Rosas, Princesa, Atocha, Alcalá, Ponzano o Lavapiés. Estos negocios se gestionan gracias a dos empresas: Estacionamientos Urme SL y Aparcamientos Atocha 70. valoradas entre dos y tres millones de euros.

parking 427955 1920 4 800x450
La nietísima, Carmen Martínez-Bordiú, aprovechó la prensa del corazón para continuar aumentando sus ingresos a la espera de recibir la herencia familiar. A su fallecimiento, el 29 de diciembre de 2017, se estimaba una fortuna familiar de 500 millones de euros. Además, poseen un holding empresarial dedicados a la prestación de servicios financieros, publicitarios o la explotación agrícola.

El periodista Jimmy Giménez-Arnau, exmarido de María del Mar Martínez-Bordiú y Franco, aseguró en el programa En el punto de mira: La herencia de los Franco que la familia disponía de importantes propiedades en cada provincia de España. Afirmó que, el actual titular de la herencia, Francis Franco, tiene miedo a las inspecciones de Hacienda a pesar de que nunca le han hecho una.