La Guerra Civil fue un acontecimiento histórico de trascendencia en el siglo XX y muchos son los historiadores que han tratado el tema en sus libros. Enumeramos aquí sólo algunos ejemplos de obras fundamentales para entender un conflicto que sigue marcando la vida de España.

El británico Paul Preston ha escrito varios libros sobre la contienda: La Guerra Civil española (1987), Franco, caudillo de España (1994), La política de la venganza (1997), Las tres Españas del 36 (1998) o El final de la guerra (2014). En su biografía del dictador, el autor presenta una imagen desmitificadora de la figura de Franco, mostrándole como un hombre cruel comparable con Hitler y Mussolini, militarista conservador y muy hábil al manejar los resortes del poder.

El tema de la Guerra Civil española obsesionó a la británica Helen Graham hasta tal punto que ha asegurado que esa fue la razón por la que se convirtió en historiadora. Profesora de la Universidad de Londres, es autora de La República Española en guerra (1936-1939), que fue publicada originalmente en inglés, en 2006, como Spanish Republic at War 1936-1939, 2002 ) y el best seller Breve historia de la Guerra Civil, publicado originalmente en inglés como The Spanish Civil War. A Very Short Introduction.

23 años preparándalo

Breve historia de la Guerra Civil es un ensayo que, según afirmó su autora, le costó 23 años en preparar aunque lo escribió en nueve meses. La autora habla de un nuevo tipo de conflicto en el que se emplea la matanza de civiles con fines políticos y narra las historias de personas sacrificadas por sus propios compatriotas.

Stanley G. Payne, autor de Franco, caudillo de España, es catedrático emérito de Historia en la Universidad de Wisconsin-Madison y un experto en la Guerra Civil española.Ha publicado más de veinte libros con esa temática, entre ellos La Guerra Civil Española, El colapso de la República, ¿Por qué la República perdió la guerra?, Franco. Biografía personal y política y El camino al 18 de julio.

La Guerra Civil española de Hugh Thomas

Hugh Thomas publicó La Guerra Civil española en la década del 60, un libro que algunos consideran una de las mayores aportaciones a la historiografía de la Guerra Civil y una obra imprescindible.

Enrique Moradiellos, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Extremadura y Premio Nacional de Historia, escribió Historia mínima de la Guerra Civil. “El proceso de síntesis es hercúleo. Me resultó muy difícil concentrarlo en 300 páginas, pero estoy satisfecho. Sintetizar no quiere decir simplificar”, afirmó sobre su libro.

Moradiellos ha estudiado en profundidad el conflicto y dedicó su tesis a las relaciones del Gobierno británico con la insurrección de 1936. Su biografía el presidente del Gobierno republicano hasta 1937, Juan Negrín, es una referencia historiográfica.

Gibson y su biografía de Lorca

El irlandés Ian Gibson es un hispanista internacionalmente reconocido y entre sus obras destacan Vida, pasión y muerte de Federico García Lorca, La represión nacionalista de Granada en 1936, En busca de José Antonio, La vida desaforada de Salvador Dalí, La vida de Antonio Machado, Cuatro poetas en guerra, entre otros.

Cercas y Pérez-Reverte

Javier Cercas sorprendió en 2001 con una novela fresca sobre la Guerra Civil, Soldados de Salamina, ganadora del Premio Salambó, que tiene como escenario el final de la Guerra Civil, cuando los republicanos se retiran hacia la frontera francesa, hacia el exilio.

Entre los detenidos por los republicanos, Rafael Sánchez Mazas, fundador e ideólogo de Falange, que consigue escapar y a quien un miliciano perdona la vida.

Arturo Pérez-Reverte se propuso con La Guerra Civil contada a los jóvenes narrar los hechos de forma sencilla: “Hace casi ochenta años, entre 1936 y 1939, en tiempos de nuestros abuelos y bisabuelos, una espantosa guerra civil tuvo lugar en España. Causó miles de muertos, destruyó hogares, arruinó el país y llevó a mucha gente al exilio. Para evitar que tan desoladora tragedia vuelva a repetirse nunca, es conveniente recordar cómo ocurrió. Así, de aquella desgracia podrán extraerse conclusiones útiles sobre la paz y la convivencia que jamás se deben perder. Lecciones terribles que nunca debemos olvidar”, escribió el autor.