Pilar Gutiérrez, más conocida como la mujer más franquista de España, quiere hacer Santo a Francisco Franco. Y es que la líder del movimiento franquista ha iniciado una campaña para beatificar la figura del dictador porque asegura que su gato Yuko está vivo gracias a un milagro que el jefe del régimen ha hecho desde el más allá, según Gutiérrez.

Ha encabezado el movimiento para evitar la salida de los restos del dictador del Valle de los Caídos, pero ahora lidera otra con un cariz de surrealismo inusitado. Y es que el gato de Gutiérrez le debe la vida a Franco porque ha sido él el que ha permitido que siga viviendo gracias a un milagro.

Gutiérrez pide a la Iglesia la beatificación de Franco. Yuko - el nombre del animal - tiene que dar gracias a la figura de Francisco Franco por seguir viviendo o al menos así lo asegura su dueña. A través de la página Movimiento por España, Gutiérrez y sus amigos han recogido, según desvelan, 5.241 firmas para que el dictador sea un símbolo católico. Así lo han pedido a la Iglesia.

Gutiérrez y los promotores de la campaña se han dirigido a los obispos españoles a través de una misiva en la que atribuyen una serie de milagros y "virtudes" que deberían ser estudiadas por la Congregación para las Causas de los Santos. Piden que se inicie la "causa de la beatificación del siervo de Dios y de la Iglesia, Francisco Franco Bahamonde".

Testimonios fantásticos y dónde encontrarlos

Los seguidores de Franco, con Pilar Gutiérrez a la cabeza, han relatado todos los milagros que supuestamente ha realizado el dictador después de muerto. Se revelan, entre otras cosas, apariciones de Franco en la finca donde la vidente Amparo Cuevas aseguraba haber visto a la Virgen de los Dolores. Una visión del dictador en "lo más alto del cielo".

Según recoge el diario Público, otra mujer sostiene que la Virgen le mostró a Cuevas "dónde estaba Franco" y no era en el Valle de los Caídos, sino en forma espectral en Prado Nuevo. Pero no sólo apariciones se le atribuyen a Franco, sino también una importante cantidad de dinero donada para una campaña del colectivo ultracatólico Unidos por la vida.

Pero ya el último milagro que se recoge es el que se relaciona con Yuko, el gato de Pilar Gutiérrez, que sostiene que su mascota se rompió la cola por el coxis. El veterinario quería amputarla, pero la mujer más franquista de España se negó y le pidió a Franco que le salvara la vida. "Cuatro meses después, voilá", la cola del animal se sanó y Gutiérrez acompaña su surrealista testimonio con una foto de la mascota.