Pedro Sánchez ha rescatado la apuesta por la ciencia y la innovación, que desarrolló José Luis Rodríguez Zapatero en 2005, con el fichaje de Pedro Duque como ministro de Ciencia. El astronauta pisó por primera vez el Palacio de la Moncloa en 2005, invitado por el expresidente socialista en la presentación de su proyecto de I+D "Ingenio".

El expresidente Zapatero y el astronauta Pedro Duque observan un robot durante la presentación, en 2005, de Ingenio 2010. Fuente: Moncloa

Duque manifestó su postura "apolítica"
El nombre de Pedro Duque volvió a relacionarse con Zapatero durante la campaña de apoyo al entonces presidente en 2008 que llevaron a cabo destacadas personalidades de la cultura y la sociedad en general.

En un primer momento, el nombre del astronauta figuraba entre los adheridos a la plataforma, e incluso fue citado por el candidato socialista en el primer debate Rajoy-Zapatero. Sin embargo, Duque quiso desmarcarse de la iniciativa, y su entorno difundió el mensaje de una postura "apolítica" del astronauta


El ambicioso proyecto Ingenio
Zapatero presentó en 2005 la iniciativa Ingenio 2010, como su gran apuesta para I+D. Un ambicioso proyecto de Estado que implicaba a universidades, organismos públicos y empresas, y que tenía como objetivo reducir la brecha que existe entre España y los países de su entorno en innovación. 

El expresidente socialista se propuso aumentar la inversión en I+D+i desde el 1,05% del PIB en 2003 al 1,6%, en 2008, y al 2% en 2010; incrementar la contribución del sector privado; alcanzar la media de la UE-15 en el porcentaje del PIB destinado a tecnologías de la información y la comunicación. Pretendía incentivar a los grandes grupos de investigación, consorcios y redes, con programas de larga duración.

Las cuatro líneas de actuación
El proyecto incluía cuatro líneas: Consolider, (orientado a la investigación de excelencia), Cenit (estímulo de la cooperación entre los sectores público y privado), Avanz@ (sociedad de la información) y Euroingenio (mejorar la competitividad de los proyectos españoles en el ámbito europeo).

Consolider financió en los tres primeros años 57 proyectos, en tres convocatorias, desde que arrancó en 2006, superando los 279 millones de euros. Cénit lanzó cuatro convocatorias hasta 2008 y comprometió 752 millones de euros en proyectos de cuatro años, con una subvención de hasta un tercio de cada ayuda, el resto es reembolsable a interés cero. En cuanto a Avanz@ movilizó más de 5.000 millones de euros en 2005-2008. Euroingenio se presentó en 2007 con un presupuesto de 2,7 millones de euros.

Rajoy, años de recortes en investigación
El macroproyecto se resintió en los últimos años de Gobierno de Zapatero por el inicio de la crisis económica. En 2011, con la llegada de Mariano Rajoy al poder, se sucedieron los recortes en investigación.

España perdió a 12.000 científicos desde 2010,  un 9% de sus investigadores en cinco años, según el Informe Nacional RIO 2016, publicado por el Observatorio Observatorio de Investigación e Innovación de la Comisión Europea (RIO, por sus siglas en inglés).

Los datos indicaban que España se sitúa por debajo de la media europea y en cifras de hace una década.