La Sección 2ª de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha está hasta “la coronilla” de soportar el “pasotismo” del presidente del PP de la Diputación de Toledo, Arturo García-Tizón y de su “cómplice”, la presidenta María Dolores Cospedal, señalan a ELPLURAL.COM fuentes del Alto Tribunal castellano-manchego, ante la insistencia de ambos de llevar a cabo un proyecto faraónico, despilfarrador y no ajustado a derecho, como es la intención de los dos de hacer navegable un pequeño pantano para que los visitantes del yacimiento arqueológico “Ciudad de Vascos” accedan al mismo a través de un barco en vez de a pie como manda el sentido común. De ahí que los magistrados de la citada sala adviertan a García-Tizón y Cospedal a través de un reciente auto, al que ha tenido acceso este periódico (ver auto), que “se percibe el malestar del Tribunal al insistir tanto la Junta de Comunidades como la Diputación en sus recursos en que prejuzgan el fondo del asunto”. En román paladino: hartazgo del Tribunal Superior.

Los jueces “sacan los colores a Cospedal”
En condiciones normales, tratándose de políticos normales, tanto el pluriempleado y “bien pagaó” presidente de la Diputación de Toledo (120.000€) como la ausente presidenta del Gobierno de Castilla-La Mancha habrían desistido en su intención de llevar a cabo este descabellado proyecto, máxime si los tribunales tiran constantemente por tierra sus peregrinos argumentos para surcar en barco las aguas pantanales. En este sentido, el presidente del Grupo Socialista en el organismo provincial, Fernando Muñoz, declara a ELPLURAL.COM que el auto del TSJCM “saca los colores” a ambos, “ y de qué manera”, con un “nuevo revolcón judicial en toda regla ante su falta de argumentación creíble y real que justifique su obcecación para que el yacimiento de Ciudad de Vascos se visite en barco”, al mismo tiempo que recuerda que la Justicia echa por tierra la urgencia que decretó el Gobierno de Castilla-La Mancha para expropiar los terrenos en los que están construyendo el centro de interpretación y ratifica la suspensión cautelar de las obras que se están realizando.

¿Qué hace un barco en tierra de secano?
Para Fernando Muñoz está claro: “no hace falta ningún barco para visitar Ciudad de Vacos”. Lo que tenían que “haber hecho --dice-- es expropiar el acceso existente”, claro que, tal y como añadía, en ese caso “quien saldrían perjudicados son los amigos del presidente de la Diputación”. Aún es más, el portavoz del GS pedía a García-Tizón que “abandone su empeño, que deje de torpedear y abochornar a la institución y que deje de convertir el yacimiento en un desaguisado que no tenga ningún tipo de solución”.

¿Cuánto dinero se lleva gastado?
Pero aquí no acaban las obvias preguntas. Aún hay más. Por ejemplo: ¿cuánto dinero se lleva gastado? ¿Quién pagará este desaguisado? De ahí que Muñoz quiera saber  “cuánto dinero se lleva fundido hasta la fecha en Ciudad de Vascos”, así como que “digan cuántos planes de acción especial, cuántas becas de comedor y cuántos planes de empleo se hubiesen hecho con el dinero que se lleva gastado en este faraónico proyecto”.

¿A quién beneficia el proyecto faraónico?
Fernando Muñoz recuerda a esta redacción que el PSOE ha pedido en varias ocasiones a García-Tizón “que explique a quién beneficia con Ciudad de Vascos, porque a los ciudadanos y a la comarca no”, añade, “que diga qué familia, amiga suya, por cierto, se beneficia de este proyecto”. Y, sobre todo, pide que el también diputado nacional y presidente del PP de Toledo “cumpla con los autos judiciales, que pare inmediatamente las obras tal y como se lo ha vuelto a decir el Tribunal Superior de Justicia”, añadiendo que si Tizón “tuviera la más mínima vergüenza ahorraría a la Diputación y a los toledanos el bochorno que les provoca tener un presidente provincial que incumple de forma reiterada las sentencias”.

La familia Corsini, “los dueños de La Tribu”
ELPLURAL.COM ha podido constatar que los titulares de los terrenos beneficiarios del proyecto de García-Tizón  son la familia Corsini, “los dueños de La Tribu”, como son conocidos por los lugareños. Familia liderada por Miguel Corsini Freese, expresidente de Renfe nombrado por José María Aznar, e imputado por el juez Andreu en el escándalo de las tarjetas opacas de Bankia y su uso fraudulento, y que en el caso del jefe de “La Tribu” asciende a 46.700 euros, si bien parece ser que el empresario, que hoy se sienta en los  consejos de administración de la Mutua Madrileña, Testa (Sacyr) y los Laboratorios Rovi, entre otros, habría devuelto esta cantidad.