En la tarde del pasado martes el escenario político de Andalucía y España sufrió un seísmo de menor nivel en la escala Richter que en las elecciones andaluzas, pero aun así es para tenerlo en cuenta. Y es que la opinión quedó conmocionada con el documento que hizo público Vox a través de sus redes sociales durante la reunión con el Partido Popular. Seis páginas plagadas de exigencias “inadmisibles” para acceder a la investidura de Juanma Moreno.

Desde el cambio de fecha para que el Día de Andalucía coincida con la “culminación de la Reconquista”, pasando por la expulsión de 52.000 inmigrantes ilegales en Andalucía hasta llegar a la derogación de la Ley de la Violencia de Género. Una batería de exigencias que incluso al Partido Popular le parecen una locura.

Este “órdago” de Santiago Abascal, pese a calificarlo como negociación, ha metido el miedo en el cuerpo de las fuerzas políticas que se planteaban un pacto a tres bandas en el que adhería también Vox. El PP considera que “se han vuelto locos”, mientras que Ciudadanos ha calificado el documento como “bisoño”.

Relacionado El PP, en privado, sobre Vox: "Se han vuelto locos"

Pero este pavor también se ha apoderado de las redacciones y voces más afines al conservadurismo patrio. De hecho, en Es la mañana de Federico en EsRadio tenían concertada una entrevista con Javier Ortega Smith, secretario general de la formación ultra. Tenían porque, finalmente, el número dos de la incipiente extrema derecha española no ha acudido a la llamada de su fan número uno.

Federico Jiménez Losantos, sin embargo, ha explicado que “debería estar Javier Ortega Smith” en el estudio en esos momentos, pero no fue así. Asimismo, el locutor estrella de la derecha mediática celebra que “por el bien de España haya cancelado su entrevista de madrugada” porque “lo mejor para España es un cambio en Andalucía”. “No estorbemos”, concluía el periodista radiofónico.

Temor en la derecha mediática

Pero esta alegría de Federico Jiménez Losantos contrasta con la de su homólogo en la Cadena COPE – otrora su casa – Carlos Herrera. En su homilía de las ocho de la mañana de este miércoles, ha cargado duramente contra el documento que Vox presentó al Partido Popular en la tarde del martes.

Si bien es cierto que comparte algunos puntos, como por ejemplo la modificación de la Ley de Memoria Histórica y la bajada de impuestos, Herrera no pasa por el aro “cuando empiezan con las extravagancias” porque no pueden “contar con muchos” apoyos entonces. Considera que “una cosa es reducir gastos y otra desmantelar una autonomía”.

Asegura que “son propuestas de alguien quien no quiere llegar a un acuerdo” y acusa a Vox de dilapidar el cambio en el Andalucía porque están haciéndole “un favor al PSOE”. Por último, le pide a la fuerza de ultraderecha no debería mostrar el “mismo sectarismo que el populismo de izquierdas”. “No se puede caer en el frikismo”, sino que hay que “abrazar determinados pragmatismos”.

Pero este pesar y desconfianza de Herrera también lo comparte el diario El Mundo, el rotativo en el que Federico Jiménez Losantos vomita en tinta los pensamientos que vocifera en la radio. Califican de “inadmisibles” las propuestas que Vox le ha impuesto al Partido Popular para investir a Juanma Moreno.

Portada El Mundo del 9 de enero de 2019

Lo hacen, además, en su primera plana. “Vox compromete con propuestas inasumibles el cambio en Andalucía”, abre el periódico de Unidad Editorial en su edición del 9 de enero. Un medio de comunicación colindante a la fuerza radical y que, tras las locuras en forma de PDFs que publicaron en su Twitter, se ha desmarcado de la tendencia de los de Abascal, preocupado por el cariz que tomó su batería de imposiciones.