Aquel lejano 27 de julio de 2011, cuando Nacho Villa tomó posesión como director de la Televisión de Castilla-La Mancha en sustitución de Jordi García Candau por expreso deseo de la presidenta de entonces, María Dolores Cospedal, trae tristes recuerdos a la práctica totalidad de los trabajadores de la que desde ese día hasta hace una semana se conoció como “TeleCospedal” por el sesgo y manipulación imprimido por el otrora locutor de la cadena de los obispos. Cuatro años después, la plantilla oficial del ente público (Villa creó una segunda redacción paralela con un centenar de periodistas procedentes principalmente de Cope e Intereconomía) respira aliviada al comprobar que el director que les hizo la vida imposible ha dejado, por fin, la dirección de la casa, no sin antes resistirse durante dos meses a dimitir y atrincherarse con sus fieles en el fortín de su despacho, donde ha dejado la documentación en la que se recoge un primer pufo de seis millones de euros, según publicaba esta semana Ecoteuve.

Treinta millones para la audiencia más baja
Esta publicación asegura que Radio Televisión Castilla-La Mancha reconoce en su último balance un fondo de maniobra negativo de hasta 6,38 millones de euros. La televisión, que desde el pasado lunes dirige Carmen Amores, ingresó en el pasado ejercicio 32,4 millones de euros, de los que 30 correspondieron a la aportación que recibió del Gobierno de Cospedal, mientras que 1,2 procedieron por ventas (publicidad) y otro millón por “ingresos extraordinarios”. Y es que solo en pagar sueldos (309 trabajadores) se destinó el 40 por ciento del total recibido, con un coste cercano a los 13 millones, 154.800 euros más que el ejercicio anterior. Y todo para convertir a la televisión manchega en el canal autonómico menos visto de España (4,5%), solo por delante de Telemadrid (3,8%).

Hacienda reclama medio millón de euros
A todo esto hay que añadir la reclamación de la Agencia Tributaria de otros 530.680 euros por el IVA de los ejercicios 2013 y 2014. Cantidad que Nacho Villa, como administrador único del ente público, no reconoce y se niega a la devolución de las cantidades acumuladas por el impuesto, alegando que los argumentos dados por Hacienda son “improcedentes”, concreta Ecoteuve, a la vez que señala que la cadena insiste en desarrollar una actividad económica, como es la venta de espacios publicitarios y de derechos sobre las producciones propias, a cambio de una retribución de mercado, por lo que “no cabe por tanto considerar a la sociedad sujeto pasivo dual en el IVA”, mantiene.

Una deuda actual de 3,4 millones de euros…
Sea como sea, el caso que Nacho Villa deja a RTVCM con un deuda de 3,4 millones de euros, correspondiente al saldo mantenido directamente con el Gobierno castellano-manchego por la financiación concedida por Cospedal para que Villa pudiera hacer frente al pago de proveedores, como así lo exige la ley aprobada por el propio PP. Como fuere que en el documento presentado por Villa en el registro mercantil no figura ningún acuerdo que recoja las condiciones de la devolución de la deuda, el ya exdirector asegura que no se ha realizado ninguna provisión de gastos al cierre del ejercicio del pasado año. Es decir, el truco del almendruco.

…Frente a los cero euros de herencia dejada por Candau
Y es que como recoge el periódico digital dclm.es, nadie en el PP de Castilla-La Mancha podía creerse que el anterior director del ente, Jordi García Candau, dejara las arcas de la tele con cero euros de deuda. Tanto es así, que la famosa frase, “no jodas que la tele no tiene deuda”, pronunciada hace justo ahora cuatro años por el exconsejero Portavoz de Cospedal, caído en desgracia en el último año de gobierno conservador, Leandro Esteban, fue la comidilla de todos los círculos periodísticos. Tal vez por eso, porque no encontraron ninguna irregularidad, se fueron con los “papeles” al juzgado para denunciar a Candau no se sabe muy bien por qué. El caso está todavía empantanado en sede judicial.

Auditoria sobre la gestión de Villa
Pero lo que son las cosas, si Cospedal no se atrevió a llevar a cabo una auditoria en la televisión heredada del PSOE de Barreda porque las cuentas cuadraban, el actual Gobierno del socialista Emiliano García-Page ya ha anunciado una auditoria sobre la gestión del director cesado, a pesar de sus resistencia, Nacho Villa. Y es que García-Page es de la idea, como los sindicatos, trabajadores y partidos políticos, salvo PP, que no solo ha habido “una gestión nefasta; también un mal uso de los fondos públicos”, reconoció el Portavoz del Ejecutivo de Fuensalida (sede toledana del Gobierno manchego), Ignacio Hernando, al mismo tiempo que daba a conocer el gasto de 22 millones de euros en indemnizaciones a los trabajadores durante los años en los que Villa ha estado al frente del ente.