Esta mañana, era la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien usaba la rueda de prensa del Consejo de Ministros para advertir a “los españoles” sobre el viraje de Pedro Sánchez “a la izquierda”. Pese a que la vicepresidenta rechaza usar esa tribuna para responder sobre la corrupción de su partido por “respeto institucional”. Y esta tarde ha sido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien ha usado un acto oficial –e internacional- para criticar al líder del PSOE por su “sectarismo” y la “exclusión” que está haciendo al PP para pactar con esta formación.

En rueda de prensa junto al primer ministro de Marruecos, Abdelilah Benkirán, tras la cumbre bilateral celebrada hoy, Rajoy ha confesado estar "muy preocupado" por el hecho de que el PSOE, que debería estar en "la centralidad política", haya prometido "pactar con todos excepto con el PP y Bildu", una afirmación que revela "ganas de exclusión" y es "profundamente antidemocrática", ha dicho.

Él sí excluye a Pablo Iglesias
Además ha criticado la "incongruencia" de los socialistas, que se niegan a pactar con el PP en cualquier punto de España pero que luego piden a los populares su apoyo para la investidura de Susana Díaz en Andalucía. Tras subrayar que no tiene previsto reunirse con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, al que precisamente ha excluido de sus llamamientos a Moncloa, el jefe del Ejecutivo ha advertido de la "lectura" que se va a hacer tanto dentro como fuera del país de los pactos postelectorales y que afecta "mucho" a los intereses generales de España.

“Sectarismo y exclusión”
Además ha señalado que "sectarismo y exclusión deberían ser cosas de las que se olvidaran los dirigentes políticos responsables". "Lo que está en juego es que siga el crecimiento en los próximos años o volver atrás. Por eso no me gustan nada los pactos municipales que estoy viendo", ha señalado Rajoy, quien ha añadido que los gobiernos tripartitos y los "pentapartitos" acaban "por no funcionar" y son "muy malos para los intereses generales de todos".

“Respetar la lista más votada”
Ha recordado que es "sobradamente conocida" su posición para pactar con otros partidos, y lo primero es, ha subrayado, "que se debe respetar como regla general la lista más votada", porque es la que ha recibido más apoyo de los ciudadanos y supone, por tanto, "lo más democrático". En segundo lugar, también "fundamental", Rajoy defiende que se busquen "gobiernos estables" porque los gobiernos en minoría no son buenos y están en permanente discusión, y que los pactos tengan "objetivos claros" y contribuyan a la recuperación de la economía y la creación de empleo.

“Profundamente antidemocrático”
Mariano Rajoy ha insistido en considerar que es "profundamente antidemocrático" que se vayan a constituir coaliciones de cuatro o cinco fuerzas, incluidas "de extrema izquierda" que dicen "cosas que no tienen cabida en el gran proyecto europeo" y que el PSOE haya decidido sumarse a ellas.
Además ha considerado que esta actitud de los socialistas de no pactar en ningún caso con el PP es "incongruente" con lo que reclaman en Andalucía a los populares para facilitar la investidura de Susana Díaz.

“Incertidumbre o inestabilidad”
El presidente del Gobierno ha recordado que España está encabezando el crecimiento europeo, y por eso ha insistido en que apostar por políticas que "solo generan incertidumbre e inestabilidad" sería un "tremendo error", que por culpa de la "frivolidad de algunos" podrían pagar "muy caro" todos los españoles.