Polémica otra vez tras la carga policial el sábado pasado contra las personas que se manifestaron en el centro de Madrid contra la Monarquía. La abogada de la Coordinadora 25-S, Doris Benegas, denunció que la actuación de los agentes fue algo “premeditado” y “desproporcionado” y que su propia detención fue “una venganza de la Delegación del Gobierno por la presentación de las querellas” presentadas por la coordinadora contra la delegada, Cristina Cifuentes. ELPLURAL.COM ha intentado recabar la versión de la Delegación del Gobierno, pero a esta hora no ha recibido respuesta.

La Gaceta recoge la versión de la Policía
Fuentes del Cuerpo Nacional de Policía, citadas por La Gaceta han justificado su actuación, que califican de “proporcionada”,frente a una movilización que “no fue comunicada” a la Delegación del Gobierno, y acusan a la activista Doris Benegas de buscar ser detenida para dar pie a "nuevas movilizaciones" y “calentar la calle”.

Doris Benegas denuncia que recibió una patada en la cabeza
En declaraciones al diario Público, Doris Benegas declaró que fue agredida sin motivo, que la hicieron caer al suelo y le propinaron una patada en la cabeza, antes de llevársela detenida, 15 minutos después de comenzar la manifestación contra la Monarquía. Cientos de personas iniciaron una marcha desde la Puerta del Sol en dirección al Congreso de los Diputados, que fue interrumpida por los antidisturbios. En la calle Alcalá hubo forcejeos entre manifestantes y agentes.

Ve su detención como una represalia por su querella
Junto a Doris Benegas fue detenido su marido, Luis Ocampo, que tuvo que ser hospitalizado como consecuencia de los golpes. Ambos figuran como querellantes en la acción legal que la Coordinadora 25-S presentó la pasada semana contra la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y el director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, por prohibir la exhibición de símbolos republicanos durante la proclamación de Felipe VI. La activista cree que su detención ha sido en represalia a esa querella.

El intento del PP de coartar el derecho de manifestación
La actitud de la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, frente a manifestaciones en la capital ha sido muy criticada por su intento de vincularlas con elementos radicales y violencia, e incluso llegó a proponer regular el derecho de manifestación. También ha sido cuestionado por los ciudadanos y grupos de la oposición política el intento de coartar el derecho de manifestación con la llamada ley de mordaza, con la que se pretendía castigar con graves multas.

"Una estrategia para infundir miedo"
Benegas defiende que la carga policial entra en una “estrategia de infundir miedo” porque hay mucha “gente descontenta, y es una forma de intentar amedrentarnos para que no nos movilicemos. Están utilizando la represión", subrayó la activista.

La abogada ha justificado que no se comunicara la manifestación a la Delegación del Gobierno porque "la Constitución garantiza el derecho a la manifestación” y entiende que lo han comunicado “públicamente” y “por eso han venido la Policía y la prensa”. A su juicio, “no se puede justificar la carga y la disolución de una manifestación pacífica, porque un derecho constitucional está por encima de lo que pida la Delegación".

La Policía dice que advirtió de que no se autorizaba la marcha al Congreso
Fuentes de la Policía citadas por La Gaceta aseguran que comunicaron a los organizadores de la convocatoria que se permitiría la concentración en la Puerta del Sol, aunque no la hubieran comunicado a la Delegación del Gobierno, pero que no se autorizaba la marcha hacia el Congreso. Según las mismas fuentes, los manifestantes desobedecieron la advertencia e iniciaron la marcha, lo que provocó la carga policial.

Doris Benegas y sus vínculos con el mundo abertzale
La Gaceta
vincula a Doris Benegas con el mundo “abertzale”, e incluye en su información una foto de la activista en un acto “a favor de presos de ETA”. La abogada, hermana del político socialista Txiki Benegas, aunque muy distante de éste políticamente, es dirigente del partido independentista Izquierda Castellana. En 2009, concurrió a las elecciones europeas como número dos de la candidatura Iniciativa Internacionalista - La Solidaridad entre los Pueblos (II-SP). Una candidatura que fue anulada por el Supremo, pero avalada después por el Constitucional, y en cuyo proceso salió a relucir la participación de Benegas en actos de Batasuna.