María Agustina Rodríguez, senadora del PP por Extremadura, saltó a 'la fama' el pasado mes de diciembre cuando ELPLURAL.COM publicó uno de sus comentarios en Facebook. Teresa Romero, la enfermera afectada de ébola iba a comparecer por primera vez en un plató de televisión. Tina (como se llama a sí misma en redes) Rodríguez dejó un post en su página: "Yo no la veré... me produce arcadas esta mujer...".

Cuatro años, cero intervenciones, una pregunta oral... 5.333,93 euros al mes
Su 'sensibilidad' hacia la enfermera, también dijo que "lo que no me gusta es que intente lucrarse con este suceso, cuando mucha gente ha podido infectarse por su culpa" o "me gustaría que la peluquera (de la enfermera) la demandase. Por bocazas, oportunista y falsa!!!",  provocó un revuelo en las redes sociales, pero no sorprendió en Extremadura, dados sus antecedentes.

Lo paradójico es que a pesar de esta dureza a la hora de juzgar a los demás, la ficha de Tina Rodríguez en el Senado no la presenta precisamente, como se puede ver, como una senadora modelo en cuanto a su actividad. Si se va a su actividad parlamentaria se puede ver que en los casi cuatro años que llevamos ya de legislatura ha presentado una sola iniciativa en el pleno, ha realizado una sola pregunta en comisión y cinco por escrito, no ha promovido ninguna inciativa legislativa...


'Toda' esta actividad a cambio de un sueldo nada despreciable. 2.813,91 euros al mes en concepto de asignación constitucional, o sea, su salario base. 697,64 euros más en concepto de viceportavoz de la Comisión de Igualdad. Y otros 1.822,38 euros al mes por la llamada 'indemnización por el servicio', en román paladino, las dietas (esta última cifra exenta de impuestos). En total, 5.333,93 euros mensuales.


Monago ha vuelto a dejar caer su dedo ungidor sobre ella
En cualquier caso, 'cantidad de trabajo' y 'cantidad de dinero' que deben parecer ajustados a los ojos de quien la eligió, sorprendentemente según dijeron a este periódico en medios políticos extremeños, para formar parte del 'ticket' de senadores de su partido para el Senado: José Antonio Monago. De hecho, la acaba de 'reelegir' para intentar una vez más ser la alcaldesa de su población, Fregenal de la Sierra, donde ahora ocupa el cargo de 'portavoz de la oposición'. Y esto aunque la vicepresidenta de la Junta, Cristina Teniente, aunque sin citarla, dijo que “tendrá que pedir perdón alguien cuando se dicen estas cosas”.

¿Por qué vuelve, sin embargo, a ser candidata 'popular'? Sólo quien la designa, en el PP no hay primarias, puede decirlo. Lo cierto es que lo que sí parece tener tiempo la senadora es para sí misma. Aunque ni siquiera esto está muy claro en su caso.

En principio, y si se hace caso a las publicaciones, se podría decir que la senadora tiene poca actividad porque se dedica a recorrer las fiestas populares por España. Y es que, según se recoge en publicaciones digitales locales, Tina Rodríguez, como senadora no pierde la ocasión de recorrer las grandes fiestas. Así, y por centrarnos en 2014, hemos visto que en marzo se la localizaba en Valencia, en el grupo de autoridades que acompañaban "en el balcón principal" de algunas de las principales fallas junto al vicepresidente valenciano, José Ciscar, o la Delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León. Y esto no en una, sino en varias páginas, como se puede ver... La senadora, a través del departamento de prensa del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, a pesar de las publicaciones, ha negado haber estado nunca en las Fallas. Tan sólo reconoce que hace dos años pidió un billete a la agencia de viajes del Senado para asistir..., pero que el mismo día lo canceló.



Eso sí, más allá de su 'no viaje' a las Fallas, la senadora extremeña, sí que acudió, y esta vez no lo niega, porque entre otras cosas así lo cuentan en la propia página del PP de Navarra, como parte de la representación de su partido que estuvo en el balcón del ayuntamiento de Pamplona en el chupinazo del último año. Eso sí, de nuevo el departamento de prensa del Grupo Parlamentario Popular ha puntualizado a este periódico que, aunque comprado el billete de tren con el que se desplazó a Navarra en la agencia del Senado, fue la senadora la que lo pagó. En esto, entonces, no habría seguido el precedente de su protector, José Antonio Monago.