Las tres acusaciones particulares personadas en el caso de los llamados ‘papeles Bárcenas’ o ‘caja B del PP’ han dado un paso inhabitual y han decidido acudir a la Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para pedir que instruyan expediente disciplinario contra los magistrados Concepción Espejel, presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, y de Enrique López, ponente de la misma.



Los jueces deberían abstenerse voluntariamente
Las razones para este movimiento, que se concretará en la presentación de un escrito en las próximas horas, están en el hecho de que estos dos magistrados, que ya fueron recusados para formar parte del tribunal que deberá juzgar la pieza principal de la trama Gürtel, de la que ‘los papeles Bárcenas’ no son sino una pieza separada, no se han apartado.

En su escrito, las acusaciones particulares van a hacer referencia al artículo 147.8 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), que califica como falta muy grave por parte de cualquier juez “la inobservancia del deber de abstención a sabiendas de que concurre alguna de las causas legalmente previstas”.

El viernes se verá también su recusación
Piensan quienes presentan la demanda que en su recusación anterior se demostró que tanto Espejel como López, por su relación con el Partido Popular y alguno de los procesados, no podían ser parte del tribunal. Y que al no retirarse del caso de ‘la caja B’ voluntariamente, estos dos jueces estarían incumpliendo con su deber de abstención en el procedimiento de Diligencias Previas que se siguen en la Audiencia Nacional.

El próximo viernes se reúne el pleno de la Sala de lo Penal para ver precisamente las recusaciones que, como sucedió con la pieza principal de la Gürtel en su primera etapa, 1999-2005, se ha presentado contra la presidenta de la Sala, Concepción Espejel, y el magistrado vocal Enrique López.