El PP no ha encontrado otra forma de defender el polémico nombramiento de José Ignacio Wert como embajador de España ante la OCDE que atacando a la oposición. La diputada Beatriz Rodríguez-Salmones llegó a acusar a los grupos críticos de “machismo” por vincular el nombramiento con el matrimonio del exministro con Montserrat Gomendio, fichada por la OCDE.

"Se les debería caer la cara de vergüenza"
“Se les debería caer la cara de vergüenza”, ha dicho Rodríguez-Salmones en la Diputación Permanente al rechazar las comparecencias de José Ignacio Wert y del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo para explicar el nombramiento.

Se matará trabajando
El PSOE, IU, UPyD y CDC calificaron el nuevo puesto de Wert como un “regalo de bodas”, “retiro dorado”, “chollo”, “un regalo” al ministro peor valorado del Gobierno. La portavoz del PP rechazó con vehemencia las críticas de la oposición y negó que las embajadas sean “un chollo”, porque el predecesor de Wert en el cargo, según dijo, “se ha matado trabajando”.

Wert comparecerá pronto
Beatriz Rodríguez-Salmones, que dejó atónitos a los diputados de la oposición con sus palabras, anunció que Wert comparecerá finalmente en el Congreso en las próximas semanas, cuando comience el periodo ordinario de sesiones, para explicar las funciones que va a desarrollar en la OCDE.

Malestar en el Gobierno
Según cuenta la periodista Carmen del Riego en La Vanguardia, ha sido la fórmula que ha encontrado el Gobierno para hacer frente a la polémica sobre el nombramiento. “Un nombramiento con el que buena parte del Gobierno de Mariano Rajoy estaba en contra y que, según fuentes gubernamentales, al propio presidente le costó adoptar, por la imagen que se daba con la marcha de la pareja a París”, escribe Del Riego.