[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"25093","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-166182","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"640","height":"320","alt":"Jos\u00e9 Luis Ulibarri y Enrique L\u00f3pez."}}]] José Luis Ulibarri, imputado en la Gürtel, y Enrique López, que juzgará el caso y cuyo cuñado trabaja para el primero.



Vinculado al PP, el partido que se empeñó en meterlo con calzador en el Tribunal Constitucional aunque no cumpliera los requisitos, y colaborador de la fundación ideológica de ese partido, la FAES, el juez de la Audiencia Nacional Enrique López también tiene familiares salpicados por el caso Gürtel -el marido de su hermana trabaja para uno de los principales empresarios imputados en unas de las causas relacionadas con esta estructura de corrupción, el constructor Ulibarri-. Un ejemplo de manual para ser recusado de su designación como juez ponente de la primera parte del caso Gürtel (1999-2005), o al menos así lo entienden las acusaciones, que han anunciado que lo intentarán al igual que con Concepción Espejel, otra de las tres integrantes del tribunal de la Audiencia Nacional que juzgará el caso. IU ya reclamó en 2013 apartar a López de esta causa por su "amistad manifiesta" con el PP, pero la Audiencia rechazó la petición.

En tres días...
Se recuse o no a López, el caso es que ya está al frente del caso Gürtel. La Audiencia Nacional acaba de comunicar oficialmente este lunes a las partes la designación de ese magistrado como "ponente" del caso, con Julio de Diego y Concepción Espejel completando el tribunal, la última como presidenta. El escrito del secretario judicial a las partes subraya que como ponente López asume "las actuaciones para la admisión de pruebas". Informa asimismo a las partes de que disponen de tres días a partir de hoy para recurrir la resolución, es decir, que en 72 horas ya tendrá potestad al respecto.

... López podrá tomar decisiones "claves"
Aunque se ha puesto el foco en que la labor de ponente de López conlleva responsabilidades como leer la sentencia, la propia resolución deja claro que su papel va mucho más allá ya que las pruebas pasarán por su manos para su "admisión". Fuentes jurídicas consultadas por ELPLURAL.COM explican que en tres días y si no media ningún recurso antes López estará formalmente habilitado "para decidir en cuestiones claves, como la validez de las pruebas tanto argumentales como testificales, es decir, que si lo ha pedido algunas de las partes puede decidir tumbar informes periciales o aceptar o rechazar determinados testimonios".