Heridas de los inmigrantes heridos en Ceuta recogidas en el informe de Caminando Fronteras.



La tragedia de Ceuta está muy lejos de cerrarse todavía, por mucho que Esteban González Pons alabase al ministro del Interior su "rápida" intervención para cerrar el tema. La ONG Caminando Fronteras ha difundido hoy los informes médicos y el resultado de sus investigaciones y los resultados no podían ser más escandalosos. Heridas en la cara y en la cabeza de los inmigrantes fallecidos y los heridos que coinciden con marcas de las pelotas de gomas, afectados que denuncian que recibían culatazos de los guardias civiles cuando intentaban aferrarse a la tierra firme y denegaciones de auxilio.

Caminando Fronteras ha documentado que hubo otros 15 heridos, además de los 15 fallecidos, de los que ocho quedaron con secuelas más graves tras intentar entrar a nado en la playa del Tarajal de Ceuta.

Negación de ayuda
Gracias a 28 entrevistas realizadas a los supervivientes y los informes de los médicos que les atendieron, la ONG ha elaborado un contundente dossier que reafirma que la Guardia Civil tiró a dar a los inmigrantes con el material antidisturbios y que se les negó la ayuda que pedían cuando se ahogaban.

Heridas sospechosas
Las lesiones de los fallecidos y de los supervivientes ponen de manifiesto que los agentes de la Benemérita sí dispararon a los inmigrantes cuando estaban en el agua. Y los testimonios de los fallecidos indican que sus cadáveres tenían heridas en la cara y la cabeza que coinciden con la forma de las pelotas de goma. Uno de los cuerpos que estaba en la morgue de Fnidq (Marruecos) tenía un labio completamente roto y una herida en la frente. Y de los siete que estaban en Mdieq, uno tenía la cabeza vendad y tres presentaba heridas en la oreja, el ojo y el pecho.

Testimonios de los inmigrantes
Los testimonios del expediente, que también recoge El Mundo, son desgarradores: Larios estaba a mi lado, a pocos metros. Le oía cómo gritaba. Decía: 'socorro, socorro', dirigiéndose a la embarcación de la Guardia Civil.Después ya no le oí gritar". "Sanda ha pedido socorro. Ha tirado su mano hacia la roca y el guardia civil le ha pegado y enviado de nuevo al agua".

Daños en los ojos
En los informes médicos se recoge que uno de los heridos tenía una herida de cinco centímetros en la coronilla; otro, una herida sangrante en la nariz de siete centímetros; un tercero, un traumatismo con edema de pupilas y un cuarto, un edema de los párpados superior e inferior del ojo derecho que no le permitía abrir el ojo. Y de los que lograron llegar a la playa española no recibieron asistencia sanitaria.

Golpeados con las culatas
"Todos los testimonios recogidos por el colectivo señalan que los agentes de la Guardia Civil tiraban sobre los flotadores y que muchas de las balas de caucho alcanzaron partes vitales de los cuerpos, sobre todo, la cabeza y la cara", afirma el documento de Caminando Fronteras. Y quienes sobrevivieron también denuncian "la violencia ejercida por los guardias civiles que se encontraban apostados en las piedras del espigón", señalando que les dispararon a poca distancia y les golpeaban con las culatas.

"Lanzar pelotas"
Durante la comparecencia posterior al Consejo de Ministros, Jorge Fernández Díez ha sido preguntado al respecto y ha afirmado que "no es lo mismo lanzar pelotas de goma que dispararlas" y ha presumido de que su Ministerio ha realizado "un ejercicio de transparencia sin precedentes" al haber aportado los vídeos de lo ocurrido, "que están al alcance de todo el mundo".

"Ilegales"
El ministro ha insistido en que "decir que el disparo de pelotas de goma causó la muerte de los inmigrantes es un silogismo que no se sostiene" y ha vuelto a repetir que los agentes de la Guardia Civil "lanzaron pelotas de goma pero no las dispararon". Fernández Díaz ha remarcado que los quince fallecidos eran "ilegales" y "murieron en territorio de Marruecos".