El concejal del PP de Galdakano David Pasarin-Gegunde, que ha pedido su baja temporal por el caso Bárcenas. EFE El concejal del PP de Galdakano David Pasarin-Gegunde, que ha pedido su baja temporal por el caso Bárcenas. EFE



El concejal del PP de Gijón, Eduardo Junquera, y el concejal y portavoz del PP de Galdakao (Vizcaya), David Pasarin-Gegunde, han solicitado sus bajas como afiliados del partido hasta que se aclare el caso Bárcenas. El edil vasco ha señalado que su decisión es una "manera" de mostrar su "duda y cierto desengaño por la situación actual".

En declaraciones este viernes a Onda Cero, recogidas por Europa Press, el edil ha subrayado que "pasando por encima de la presunción de inocencia", simpatizantes, afiliados y cargos de la formación popular deben tener "determinadas dudas de todo lo que están oyendo". Asimismo, ha indicado que "no puede ser" que con procesos judiciales de cuatro o cinco años "la gente siga en sus cargos".

“Desengaño por la situación actual”
En este sentido, ha reconocido haber pedido una baja temporal hasta que vea que puede "seguir luchando por los ideales del PP", pero desde una "convicción absoluta en el partido y las personas".  Tras reconocer que no sabe hasta cuándo mantendrá la actual posición, Pasarin-Gegunde la ha justificado por ser una "manera de mostrar mi duda y cierto desengaño por la situación actual".

“Cuesta creer que no haya nada”
"Con todo lo que está saliendo, a quienes estamos en la política muchas veces nos cuesta creer que no haya nada", ha reconocido, para añadir que no puede ser que "no haya nada y salgan todas esas noticias". Asimismo, ha subrayado que le gustaría que "la indignación y la duda" que se ha creado "la solucionasen o nos dieran una razón convincente" los dirigentes de la formación.

“Es un problema de la organización”
"No me he movido ni un ápice de mi convencimiento ni de los valores y creencias que existen en el PP. Estoy en el PP porque creo en lo defiende. Creo que eso no ha cambiado, es un problema de organización, no de ideales. Tengo las mismas ideas que ayer que son las ideas del PP en Euskadi", ha añadido. Preguntado por la posibilidad de que se produzcan dimisiones en la formación popular, Pasarin-Gegunde ha indicado que "en este caso y en cualquiera", si se demuestra un caso de conducta delictiva evidentemente el responsable político "tiene que dimitir".

“No sé dónde está el límite”
"Si ha sido condenado por algo tiene que dimitir. ¿Cuándo tiene que dimitir? ¿Cuándo ha sido condenado, cuando ha sido imputado? No sé dónde está el límite", ha reconocido, para añadir que "no puede ser" que con procesos judiciales de cuatro o cinco años la gente siga en sus cargos ya que esa situación de interinidad no es buena para las instituciones ni para los políticos. "Esas sombras que están por encima de la dirección a quienes estamos abajo a pie de calle en un Ayuntamiento nos tiene que crear una cierta duda. Todo lo que está saliendo no sé si es verdad pero crea la duda de que todo sea mentira", ha añadido.

Nacido en Bilbao en 1977, Pasarin-Gegunde es afiliado del PP desde hace aproximadamente ocho años y en la presente legislatura es portavoz de la formación en el Ayuntamiento de Galdakao.

“La desvergüenza, el descaro y el descrédito”
Por su parte, Eduardo Junquera, en rueda de prensa en el Consistorio en la que no admitido preguntas, ha  señalado que este caso "desvirtúa hasta lo insoportable la credibilidad de la clase política y más concretamente la credibilidad de nuestro partido, el PP", al que ha dicho ha venido dedicando una buena parte de su tiempo y de su trabajo, siempre con buena fe y en la medida de sus posibilidades. "Hechos, que de ser ciertos, y parece que son ciertos puesto que yo creo que han tenido tiempo suficiente para justificarlos y de momento no se han dado las explicaciones oportunas, son hechos que son la magnificación de la desvergüenza, el descaro y el descrédito de la clase política y sobre todo de nuestro partido".

“Gran indignación”
Unos hechos que ha dicho que le producen "una gran indignación", no solo a él, sino también a sus familiares, amigos, colegas y pacientes que no entienden que siga perteneciendo a ese partido. Por este motivo, ha anunciado su renuncia "irrevocable" a su acta de edil después de muchos años, ya que considera que las actuales circunstancias, "el camino recorrido como concejal se agotó". "Hasta aquí hemos llegado", ha apostillado. "Me he quedado sin palabras, sin argumentos, para poder defender una causa", ha asegurado. Ha dicho además, que lo deja por motivos de salud, "no porque esté enfermo, sino porque no me quiero poner enfermo".

“Con más amigos pero con más enemigos”
Ha destacado que se va sabiendo más que cuando llegó, con más amigos pero también con más enemigos, con más experiencia "y con el mismo patrimonio con el que llegué, y que es el patrimonio que más valoro; la honradez, la honestidad y el amor a mi ciudad y la vocación de servicio". "Honradez que he heredado de mis padres y que he transmitido a mis hijos y que me impide seguir formando parte de este partido, y honestidad, la que me llevó a no escatimar esfuerzos", a trabajar por la ciudad de Gijón", ha apuntado, al tiempo que ha recalcado que "nunca" antepuso los intereses partidistas al general de los ciudadanos y los gijoneses, y ha resaltado que desempeñó su labor con aciertos y desaciertos lo mejor que pudo.