María Dolores de Cospedal y Luis Bárcenas conversan en los pasillos del Senado, en una foto de archivo.



Se lo dijo Mariano Rajoy; se lo advirtió el gurú Pedro Arriola y se lo indicaron los juristas del PP: “Dolores, olvídate de Luis y deja correr el asunto, como así lo ha hecho Mariano”, le rogaron destacados miembros con mando en plaza en Génova 13, según uno de ellos en declaración a ELPLURAL.COM. Pero no, María Dolores Cospedal presentó ante los juzgados toledanos una querella contra Luis Bárcenas por entender que atentaba contra su honor al asegurar el extesorero que ésta, junto a Rajoy, recibía sobresueldos, entre otros dirigentes. Juicio que toda España pudo ver vía plasma y como el otrora inquilino de Soto  del Real aseguraba que “con estas mismas manos le entregué a Cospedal 7.000 euros” y otras cantidades. El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Toledo, Jesús Yunta, no encontró delito en las declaraciones de Bárcenas y lo absolvió. Cospedal recurrió a la Audiencia Provincial de Toledo y su Sala Segunda rectificó al juez Yunta y condenó al también alpinista y asiduo a Suiza a practicar su “deporte” favorito a pagar 50.000 euros a la secretaria general del PP por vulnerar su derecho al honor al acusarla de recibir pagos en B, lo que llevó a Luis Bárcenas a presentar un recurso de queja ante la misma audiencia y ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha que en ambos casos no fue admitido. Hasta aquí un breve resumen del culebrón Bárcenas/Cospedal; Cospedal/Bárcenas, tanto monta, monta tanto.

El Supremo reprende a la Audiencia toledana
La número dos del PP acogía la sentencia con euforia porque, a su juicio, quedaba demostrado que las acusaciones de Bárcenas eran falsas y que ella jamás cobró sobresueldos. Alegría que duró lo que duran “dos peces de hielo en un whisky on the roc”, que diría Sabina. El caso es que el Tribunal Supremo dictó el pasado 9 de julio un auto demoledor en el que reprende a la Audiencia de Toledopor denegar el derecho legal al extesorero del PP de presentar recurso de  queja, que “nunca debió inadmitir de plano”, dice el auto. De ahí, que el Alto Tribunal exija a la Sala Segunda de la Audiencia Provincial toledana que le envíe todas y cada una de las actuaciones llevadas a cabo en el segundo juicio y que lo haga de forma inmediata y lo remita a la Sala de lo Civil del Supremo, presidida por Francisco Marín Castán, miembro destacado de la Asociación de Jueces y Magistrados Francisco de Vitoria.

A la tercera fue la vencida
La defensa de Luis Bárcenas, representada por el sustituto de Javier Gómez de Liaño, el abogado, Francisco Maroto, que saltó a la fama por ser la cara legal de los polémicos controladores aéreos, interpuso un recurso de casación contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Toledo que le condenaba por intromisión ilegítima, aunque, eso sí, cometió un error al echar mano de una legislación derogada, por lo que se le dio plazo para subsanar. El segundo intentó también fue fallido al presentarlo ante un órgano incompetente para resolverlo, hasta que en el pasado febrero acertó al llevar el recurso de queja ante el TS, que finalmente lo estimó. Maroto consideraba que la sentencia causaba “indefensión” a su representado porque a la hora de admitir el recurso de Cospedal la Audiencia Provincial valoró de nuevo las declaraciones de testigos que se hicieron en el juicio, lo que vulnera el principio de inmediación del juez de primera instancia.

Y quedan todavía los 200.000 euros
Pero aquí no acaba el vía crucis judicial de Cospedal. ¡Qué va! Todavía le quedan varios juicios pendientes, unos por su empecinamiento y persecución contra Luis Bárcenas, otros porque la Justicia sigue su curso y su nombre se encuentra en el bombo de posibles imputados derivados de la trama mafiosa Gürtel, como es el caso de los 200.000 euros que supuestamente Sacyr entregó al PP de Cospedal para financiar la campaña electoral de ésta de 2007 y que el juez Ruz lo tuvo tan claro que hizo pieza separada y envío todo el expediente a los juzgados toledanos, que deberán dirimir antes de que finalice el año si admiten a o no los “hechos probatorios” argumentados por el exjuez de la Audiencia Nacional, o por el contrario envían al Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha el caso por aquello de la posibilidad de hallarse en la instrucción personas aforadas en la actualidad, como son la propia María Dolores Cospedal y su mano derecha Vicente Tirado, ambos diputados regionales y señalados por el propio Luis Bárcenas en sede judicial, a quien recientemente la Audiencia Nacional ha confirmado la fianza civil de 88,8 millones de euros impuesta por el instructor al exteso