“El contratista ha de abonar por la concesión del servicio un canon trimestral equivalente al resultante de aplicar el 0,2% del importe unitario del servicio (precio contractual) multiplicado por el número de alumnos usuarios y por los días del trimestre, que ingresará a trimestre vencido y dentro de los quince primeros días de cada trimestre...” Así detalla la Orden de 08/12/2102.-de la Consejería de Hacienda del Gobierno del PP de Castilla-La Mancha el “impuesto revolucionario” que deben pagar todos los padres cuyos hijos sean usuarios del servicio de comedor, por el que, además, abonan diariamente 4,77 euros por comensal. Dinero destinado al mantenimiento del comedor, según el Ejecutivo de Cospedal, cuando en realidad sirve para financiar el funcionamiento de los colegios a pesar de que estos menesteres son de exclusiva competencia de la Administración castellano-manchega, según denuncian algunas asociaciones de padres.

¿Cuánto recauda el Gobierno con este impuesto?
Un 0,2% que a pesar de su dudosa legalidad es, eso sí, discriminatorio y selectivo, ya que el mantenimiento de los colegios corre a cargo de aquellos padres cuyos hijos utilizan el servicio del comedor, mientras que las familias que no llevan a sus vástagos al cátering escolar están exentas de este “impuesto revolucionario”. ¿Cuánto recauda el Gobierno de Cospedal a través de este canon? Es una gran incógnita, pero una asociación de padres de Toledo ha hecho una simulación muy representativa, donde se pude apreciar las consecuencias de ese 0,2 por ciento, que en silencio, “tacita a tacita”, dice un padre a ELPLURAL.COM, representa cientos de miles de euros. “Hay que tener en cuenta que se hace recaer sobre los usuarios del servicio el re/co/pago de gastos generales de los centros educativos, porque no creemos que un centro de unos 230 alumnos, por poner un ejemplo, necesite un volumen tan grande de dinero para el mantenimiento de las instalaciones de comedor”, subrayan.



Legal pero éticamente reprobable
La misma AMPA señala que si tomamos los datos de todos los centros incluidos en el  concurso, que son una mínima parte de los de la provincia de Toledo (pues existen varios lotes distintos con precios de adjudicación diferentes), resulta una liquidación trimestral aproximada de 150.646,74, que llevándolo a un cálculo anual serían 451.940,22 euros. “Aunque este procedimientos sea legal, es éticamente reprobable, puesto que no se utiliza el coste integro que se paga por el servicio de comedor a este, si no a financiar otros conceptos dentro de la Educación, perjudicando claramente la calidad del servicio”, dicen.

Cuadro Concepto del Gasto en Comedor Escolar



¿Se puede dar de comer con 3 euros?
De ahí que los padres hagan sus propias cuentas y concluyan que, si, además, “descontamos del precio de adjudicación los costes de la empresa para la prestación del servicio (personal, administración, beneficio empresarial, etc) ¿cuanto queda para dar de comer a nuestros hijos?, ¿realmente piensan que con 3 euros se puede ofrecer una comida de calidad, y cantidad, que contenga 2 platos más postre?”. Pero no solo eso, los padres no tienen en cuenta que para los alimentos el Gobierno de Cospedal solo contempla destinar 1,93 euros. Ni  siquiera alcanza esos tres a los que los padres se refieren. Y aquí, entonces, sí podemos hablar de dudosa “calidad del servicio”, que desde que el PP gobierna Castilla-La Mancha las AMPAS reciben “multitud de quejas respecto tanto a la calidad como a la cantidad de la comida, algo que viene creciendo desde hace años”, concretan.

Fruto de los recortes
Los padres tienen claro que todo esto es fruto de las políticas del austericidio llevadas a cabo por el Gobierno de Cospedal en Castilla La Mancha. “ No se puede estar recortando año tras año el presupuesto que los centros reciben desde la Junta de Comunidades y pretender que seamos de nuevo las familias las que por este tipo de vías lo completemos, sobre todo teniendo en cuenta que son sólo quienes llevan a sus hijos al comedor escolar, cuyas becas también han disminuido de manera notable, quienes se hacen cargo de este re-pago de servicios y que no existe información hacia los padres de que el dinero que pagan por el comedor escolar de sus hijos sirve para otros fines distintos que el abonar los costes de dicho servicio”, concluye la AMPA.