La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante una entrevista con Efe en Buenos Aires. EFE



La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha defendido la querella en Argentina contra los crímenes del franquismo y ha lamentado que España, reprendida por Naciones Unidas, por no tratar todo lo relacionado con esos hechos, no tome medidas.

"Yo creo profundamente en la justicia universal, creo que es una gran conquista para hacer efectivos los derechos humanos y por tanto creo que cualquier paso que se dé en ese sentido me parece muy correcto", manifestó Carmena, exmagistrada y exrelatora de Naciones Unidas, en relación al proceso impulsado por la Justicia argentina.

Críticas a Rajoy
En una entrevista con EFE, la alcaldesa de Madrid, de visita en Buenos Aires para promocionar su libro '¿Por qué las cosas pueden ser diferentes?', consideró "negativo" el rol del Gobierno de Mariano Rajoy en el proceso argentino iniciado en 2010 y que la Justicia española no haya accedido a los pedidos de extradición emitidos en 2014 desde Argentina contra veinte acusados, entre ellos ocho exministros. "Cualquier Gobierno debe cumplirlo. Lo debe cumplir éste y los próximos que vengan", afirmó la alcaldesa, que añadió que precisamente "lo bueno" de la  Justicia universal es que "si en un país determinado, por lo que sea, en un momento no decide abrir unas causas para investigar cualquier delito amparado por la justicia universal pues que lo pueda hacer otro".



Su encuentro con la presidenta argentina
Sobre su encuentro con la presidenta argentina, Cristina Fernández, quien la recibió en la Casa Rosada, ha contado que "hablamos de cosas cotidianas, desde lo que yo había hecho cuando me había jubilado, de la tienda social que yo había montado en Madrid. Ella me contó que acababa de tener una nieta y después hablamos de por qué yo había decidido liderar la candidatura de Ahora Madrid (a la Alcaldía de la capital española)".

Madrid
Sobre su gestión en el Ayuntamiento de Madrid, Carmena ha dicho que sus principales retos son la lucha contra los desahucios, la creación de puestos de empleo y que Madrid vuelva a ser "muy limpia y bonita", ya que la limpieza se ha convertido en uno de los principales problemas de la capital.