El nuevo senador de Vox, Francisco José Alcaraz, se ha estrenado en el Pleno de la Cámara Alta vetando una declaración institucional, que había sido consensuada por todos los grupos políticos, incluidos PP y Ciudadanos, contra la homofobia y la discriminación por razón sexual en el deporte.

El texto hacía un llamamiento a "denunciar y penalizar socialmente" comportamientos "machistas, xenófobos y discriminatorios en el entorno del deporte”. Además, abogaba por poner fin a “cualquier expresión de violencia ya sea física o verbal en los espacios deportivos" por "cualquier causa y especialmente por cuestiones relacionadas con la diversidad sexual”.

Lo cierto es que el senador, en cuanto ha conocido su contenido, ha decidido vetarla. De este modo, al no recibir el apoyo de la totalidad del Grupo Mixto, donde él se integra, la declaración institucional no se ha podido aprobar.

“Es muy triste lo ocurrido”

“Lo ocurrido demuestra que Vox ha venido a sembrar el odio en la sociedad. Alcaraz ha roto el consenso que nos costó 40 años alcanzar con todos los partidos políticos, bloqueando una declaración institucional que no hacía daño a nadie y que solo quería proteger a los más débiles. Es vergonzoso que estén en contra de la igualdad. Es muy triste lo ocurrido hoy en el Senado”, ha lamentado a ElPlural.com Rubén López, uno de los principales activistas LGTBQI+ de nuestro país y portavoz de Arcópoli.

Acorde a su pasado

El sentido de voto de Francisco José Alcaraz no es de extrañar si se tiene en cuenta que en su día se mostró partidario de crear el "día del Orgullo Hetero”. Una propuesta por la que recibió duras críticas, entre ellas las de famosos como Pablo Motos.

Relacionado El senador de Vox por Andalucía, partidario de crear el "día del Orgullo Hetero"

Relacionado El vídeo de cuando Pablo Motos se 'burló' del nuevo senador de Vox

Tal y como explicó ElPlural.com, en poco más de una década Alcaraz ha pasado del anonimato más absoluto a convertirse en uno de los rostros más conocidos del partido de extrema derecha que, debido a su ascenso en las encuestas, amenaza con condicionar la gobernabilidad del país.

Un destino por el que muy pocos de sus paisanos de Torredelcampo -la pequeña localidad de la que es natural el senador de Vox-, hubiesen apostado cuando Alcaraz era el peluquero del pueblo.

Y es que antes de convertirse en parlamentario nacional y ariete de la derecha mediática gracias a las movilizaciones que protagonizó contra  el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), el ahora senador de la extrema derecha ejerció oficios muy diversos y abrazó varias confesiones que a priori no comulgan en exceso con los ideales de Vox.

Relacionado Vídeo: Así insulta el primer senador de Vox a Mariano Rajoy

Testigo de Jehová y de la Iglesia Evangélica

“Aunque soñó con ser veterinario, pronto se decidió por la peluquería y la estética (…) Se hizo testigo de Jehová. Sus padres eran católicos, trabajadores y más bien de izquierdas, pero él abrazó su nueva fe con tanto ahínco -un rasgo de su carácter que conserva intacto- que se dedicó a vender biblias y a hacer apostolado entre sus vecinos, quienes, no obstante, pronto advirtieron que Francisco José se alejaba de los Testigos de Jehová para pasarse a la iglesia Evangélica. No tardó en darse cuenta de que tampoco allí estaba el camino”, explica el periodista Pablo Ordaz.

Relacionado Insumiso, testigo de Jehová, evangelista, peluquero… y ahora senador por Vox