Imagen con la que el Frankfurter Allgemeine Zeitung critica a Madrid por ser la capital europea de los residuos Imagen con la que el Frankfurter Allgemeine Zeitung bautiza a Madrid como "la capital europea de los residuos"



La capital de España pierde turistas, está sucia, su patrimonio arquitectónico abandonado, Barajas se hunde como aeropuerto de referencia, su vida cultural se apaga y no ofrece nada interesante para colocarse entre las grandes metrópolis del mundo. Su decadencia arrastra a joyas hasta ahora imbatibles, como por ejemplo el Museo del Prado, que pierde visitantes. Todo esto después de 20 años de Gobierno del PP. Madrid es la capital más endeuda de Europa, responsabilidad única de Alberto Ruiz Gallardón, bajo cuyo mandato y con sus proyectos faraónicos dejó el ayuntamiento arruinado para décadas. Gallardón se fue al Gobierno de Rajoy y su sucesora, designada a dedo, Ana Botella no ha sido incapaz de revertir la situación, al contrario, Madrid se hunde en la decadencia.

La prensa alemana carga con dureza
Las imágenes de las calles madrileñas inundadas por la basura como consecuencia de la huelga de las empresas de limpieza se ven en todas las televisiones europeas, especialmente en las alemanas, país del que junto a Reino Unido proceden la mayoría de turistas que nos visitan. "Madrid, capital de los residuos" es el titular del prestigioso periódico Frankfurter Allgemaine Zeitung, que ofrece una imagen demoledora de la capital. En él se puede leer que España ya no tiene dinero ni siquiera para limpiar sus calles, describe la situación de las calles con bolsas llenas de porquería "amontonadas" y el mal olor que hay en la ciudad.

El corresponsal del Frankfurter recuerda que la ciudad, de 4 millones de  habitantes, tiene una deuda de 7.000 millones de euros, y arremete con dureza contra la gestión de la alcaldesa, Ana Botella, a quien reprocha haber reaccionado tarde y de haber pensado que "Madrid estaba un poco demasiado limpia". Afirma que Madrid no puede permitirse subvenciones culturales ni ayudas a comedores escolares, que está privatizando la sanidad y la limpieza y que el intento de rebajar el precio de los contratos ha provocado esta huelga.

Los reproches también van para los trabajadores, a los que acusa de hacer "guerrilla urbana" y de actos de "sabotaje y vandalismo", pero lo que queda del reportaje es que “Madrid está en decadencia" tras fracasar en su sueño olímpico, el fracaso del proyecto Eurovegas y la caída de visitas al Prado. Para el principal periódico alemán la situación de la capital de España, arruinada y sucia, es de declive total y la huelga de limpieza no es sino "sal para las heridas de una ciudad que o tiene playa".

Imagen demoledora en Francia
La prensa francesa también se hace eco de la lamentable imagen de Madrid, el diario Le Monde titula: "Madrid inundado de basura", en el que explica que no hay visos de alcanzar un acuerdo con los trabajadores  mientras no se cumpla su objetivo, que es "defender puestos de trabajo y su salarios". En la página web de Le monde se puede ver un vídeo con las calles de Madrid inundadas de basura. Las imágenes que ofrecen los medios franceses de la capital de España están a años luz de la glamurosa París.

Marca España: Madrid sucia, sin juegos olímpicos y Barajas a la baja
La imagen de la capital de España inundada de basura en medios internacionales, especialmente europeos, es un duro golpe para la Marca España. Si el Frankfurter llega afirmar que España no tiene dinero ni para limpiar las calles, la crisis económica, el hundimiento del aeropuerto de Barajas -uno de los más modernos y hermosos del mundo- y el fracaso de Madrid como sede olímpica, se ha convertido en una metáfora de la Marca España. Madrid no tiene una oferta cultural de primera que ofrecer ni a españoles ni a turistas (ni ópera, ni conciertos, ni teatro ni musicales). Madrid ya no tiene "movida" de ningún tipo y ni siquiera se consolida como un turismo de compras. Como capital de España su situación hunde sin duda la 'marca España'.

Botella dice que Madrid no puede ser "rehén" de una huelga

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se quiere lavar las manos del conflicto. La limpieza de calles y jardines está privatizada, así que la huelga es una cuestión entre empresas privadas y sus trabajadores. Lo que olvida la alcaldesa es que la privatización de un servicio público no exime a los gestores políticos de su responsabilidad. La alcaldesa de Madrid ha afirmado que "Madrid no puede ser rehén de una huelga" y que descontará "hasta el último euro" a las empresas adjudicatarias del servicio. Pero el conflicto permanece estacando porque las empresas quieren despedir a 1.400 trabajadores y rebajar el sueldo un 40% a los que queden. Un barrendero de Madrid pasaría a cobrar entre 550 y 950 euros al mes, y con ese salario pretenden las empresas que vivan familias en la capital de España.

Ana Botella heredó la situación de Gallardón, pero jamás ha recriminado nada de la 'herencia recibida', ahora no puede echarle la culpa a Zapatero, y como su herencia es de su partido calla. Los recortes draconianos para atajar esa deuda mil millonaria de Gallardón han hundido a la ciudad, pero además Ana Botella es la cara del fracaso de Madrid como sede olímpica y, sobre todo, la tragedia del Madrid Arena con cinco jóvenes muertas mientras ella pasaba el fin de semana en un spa de Portugal, hacen que las críticas a su gestión ya no sean solo de la 'oposición' madrileña, sino de medios de comunicación de toda Europa.