La empresa de los concejales de Urbanismo y de Cultura del Ayuntamiento toledano de Mora, Álvaro Valero y Raquel Villarrubia, respectivamente, ambos del Partido Popular, recibió de la Diputación de Toledo del PP, que preside el polémico y pluriempleado Arturo García-Tizón, 20.000 euros por el montaje de la gala del deporte de 2013, según recogen las facturas, a las que ha tenido acceso ELPLURAL.COM,  pagadas por el organismo provincial a “Emily Blue” (ver informe empresarial), agencia de publicidad propiedad de ambos ediles que también trabaja de forma regular con otros ayuntamientos del mismo signo político.

Vicepresidente y alcalde de Mora
Tanto Valero como Villarrubia no son cualquier concejal de cualquier pueblo de La Mancha toledana. No, ambos ediles forman parte del núcleo duro del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Mora, al frente del cual se encuentra el alcalde del PP Emilio Bravo,  vicepresidente primero a la vez de la Diputación de Toledo, contratante de los servicios prestados por la citada empresa de estos dos destacados miembros del PP moracho, y responsable directo de las delegaciones que coordina Jaime Ramos, y entre las que se encuentran Juventud y Deportes, responsable de  la gala del deporte montada por “Emily Blue” a razón de 20.000 euros.

“Hoshi Yama”, del gimnasio a la publicidad
Veinte mil euros que se multiplicarían por dos si incluimos en el negocio familiar a “Hoshi Yama”, empresa beneficiada también por la Diputación de Toledo que se llevó su trozo de tarta de la gala del deporte, concretamente 21.332,99 euros en concepto de presentación, proyección y soporte publicitario, y cuyo administración único, David de Gracia (ver informe empresarial), es compañero sentimental de la concejala Raquel Villarrubia, que, al menos hasta abril de 2011, también formó parte como apoderada de esta compañía (ver registro mercantil), reconvertida en agencia de publicidad cuando su objeto social primario era el de “explotación de gimnasios, salas de mantenimiento, saunas, centros deportivos, salones de baile…” No hay nada mejor que diversificar el riesgo.

El PSOE lleva a los tribunales a “Hoshi Yama”
Pero aquí no quedan las contrataciones con allegados, la Diputación que preside García-Tizón también encargó a “Hoshi Yama” la Guía de Alojamientos Rurales por un importe de 22.581,02 euros (esta empresa por sus distintos conceptos ha cobrado 39.907 euros del organismo provincial), lo que podría vulnerar la Ley de Contratos del Sector Público donde su artículo 111 considera contratos menores todos aquellos cuyo “importe sea  inferior a 50.000 euros, cuando se trate de contratos de obras, o a 18.000, cuando se trate de otros contratos, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 206 en relación con las obras, servicios y suministros centralizados en el ámbito estatal”. Diferencias dinerarias que, según fuentes del PSOE consultadas por ELPLURAL.COM, han llevado a este partido a poner en conocimiento de la Justicia lo que consideran “anomalías y fraccionamiento presupuestario”, ya que la empresa del compañero sentimental de la concejala del PP recibió dos importes separados de 7.260 y 15.321,02 en concepto de maquetación e impresión de la citada guía, respectivamente.

“Tenemos derecho a trabajar y a comer”
Situación polémica que en declaraciones a este periódico del concejal  Álvaro Valero es “totalmente legal”, aunque al ser preguntado si era ético o moral eludió pronunciarse. Lo que sí dijo es tener “derecho, tanto yo como mi compañera concejala, a trabajar y a comer”, añadió, “somos dos autónomos que si verdaderamente hubiéramos hecho uso de esas supuestas influencias hubiéramos trabajado más con la Diputación”.  Lo que no nos dijo es que para la organización de la gala del deporte celebrada el pasado marzo, la Diputación no invitó a su empresa ni a “Hoshi” a participar en la selección empresarial para organizar la edición de este año. ¿Por qué? Del mismo modo, Valero negó que el alcalde Emilio Bravo, cuyas iniciales de su nombre y apellido coinciden con las primeras letras de “Emily Blue”, tenga que ver algo con esta empresa. “Es falso”, sentenció.

La empresa familiar también factura a la Diputación
Sin embargo, el concejal Álvaro Valero, cuya empresa familiar “Hierros Valero” también ha facturado a la Diputación del PP por valor de 12.656,35 euros, que este periódico sepa, “igual que trabajaba con la Diputación gobernada por los socialistas”, matiza, sabe que su partido intentó “colgar del palo mayor” al alcalde de  Escalona y secretario provincial del PSOE de Toledo, Álvaro Gutiérrez, porque sus hermanos organizan conciertos en el afamado castillo de esta localidad toledana, donde según el diputado provincial del PP, responsable del área de hacienda de la Diputación y alcalde de Torrijos, Juan José Gómez-Hidalgo, “imperan las irregularidades, los amiguismos, la desidia y el despilfarro más absoluto, a costa del dinero de todos los ciudadanos”. Declaraciones compartidas con la portavoz de su partido en esta localidad, Concepción Castellano. Distintas varas de medir.