La candidata del Partido Popular a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha abierto la puerta a una posible abstención de su formación en la investidura de Pedro Sánchez a fin y efecto de evitar que “separatistas” y “el entorno de ETA” influyan en dicho Ejecutivo.

Lo ha hecho durante una entrevista en Onda Cero, donde ha afirmado que “prefiero que se llegue a un acuerdo antes de que gobierno el señor Sánchez”, pero “preferiría” la abstención, una vía defendida por la propia Esperanza Aguirre.

Eso sí, “la decisión debe tomarla únicamente la dirección nacional del PP”.

Con respecto a la Comunidad de Madrid, asegura que sigue siendo “positiva” y se ve como presidenta regional, pero “hay que cerrar un acuerdo” y hay tiempo por delante aún.

Díaz Ayuso ha defendido el modelo andaluz e, incluso, ha apostado porque los naranjas presidan la Asamblea de Madrid. Y es que, la dirigente popular es consciente de que necesita tanto a Vox como a Ciudadanos y, en este sentido, ha hecho varios guiños a ambos: “Yo siempre dije que pensaba ser respetuosa con los votantes de los tres partidos y que todos se sientan escuchados y respetados. Nos necesitamos todos a todos”, ha remachado.

Ignacio Aguado ya se ha reunido con Rocío Monasterio, haciendo saltar por los aires el veto de Ciudadanos a la ultraderecha. A este respecto, Díaz Ayuso ha admitido que “sería más fácil” si se sentaran los tres partidos en una misma mesa: “Me gustaría. A ver si a lo largo de estos días lo hacemos. Pero en cualquier caso, respecto la voluntad y respeto sus estrategias”.

Ayuso ha rechazado de plano que vayan a ceder el Ayuntamiento de Madrid bajo ningún concepto como parte del acuerdo: “Consideramos que José Luis Martínez-Almeida debe ser el próximo alcalde”.

Asimismo, ha dicho que no le gusta hablar de líneas rojas, pero que hay varios asuntos que no formarán parte del acuerdo programático con Vox: el cierre de Telemadrid, el Estados de autonomías y las partidas en materia de violencia de género.