El Partido Popular de Valencia y la alcaldesa Rita Barberá han vuelto a confundir “lo público con lo privado”, según denuncia Compromís. La regidora valenciana ha retirado un vehículo de su propiedad, aparcado durante 23 años en los bajos del Ayuntamiento.

El vehículo es un antiguo Lancia, “lleno de polvo y con las ruedas totalmente desinfladas”, en definitiva, “totalmente abandonado”. El entorno en el que estaba situado el coche denotaba el tiempo que había estado inmovilizado.

Retirada del vehículo
El grupo municipal Compromís pidió la retirada del coche en las dependencias municipales, hace casi un año. Barberá argumentó “motivos de seguridad” para la permanencia del coche en el edificio consistorial.

Joan Ribó, portavoz de Compromís es tajante: “El truco de la seguridad y de las amenazas de ETA no vale". Y agrega “hace demasiados años que este problema ya no existe en Valencia”.

La retirada del vehículo particular de la alcaldesa se ha producido en “periodo vacacional” para disimular la retirada del coche. Desde Compromís creen que esta retirada se debe a la “proximidad de la nueva cita electoral y la incertidumbre de los resultados de la señora. Barberá por los malos resultados de las encuestas han ayudado a tomar esta decisión", apostillan.

Beneficio personal
De nuevo el uso de lo público y lo privado vuelve a confundir al Partido Popular valenciano. Compromís reitera que Barberá ha usado de forma “fraudulenta” un espacio público en beneficio personal. Por este motivo exige que la alcaldesa compense al Ayuntamiento por ello.

Precios de aparcamiento
Joan Ribó pide que la compensación de la alcaldesa al Consistorio valenciano se calcule en función de los precios del aparcamiento en la zona “durante los años que ha estado aparcado de forma fraudulenta” durante todos estos años.



Por otra parte, critica que la plaza ocupada durante estos años por Barberá, no estaba disponible para uso diario de coches e incluso aparcamiento de bicicletas para trabajadores y concejales del Consistorio.

Retirada de “un símbolo”
Ribó ironizó sobre la retirada del coche. De esta forma “desaparece un símbolo del Ayuntamiento de Valencia de cómo no se deben hacer las cosas en política”. Finalmente ansía el edil que acaben estas “malas formas de hacer política”.

Desde el Partido Popular del Ayuntamiento de Valencia, consultado por ELPLURAL.COM afirman "no saber nada" de la retirada del coche de la alcaldesa.