Esperanza Aguirre hace campaña al más puro estilo bolivariano, convencida de que no hay mejor programa electoral que ella misma. Ella es el programa y ella es la ideología, por lo que ni se ha molestado en elaborar un programa electoral con propuestas para cada distrito y con una evaluación concreta presupuestaria. Un folio con diez puntos que son puras vaguedades y que podrían valer para Madrid o, por poner un ejemplo, para Córdoba, A Coruña o Soria.

Portal de transparencia y se niega a publicar sus bienes
El desparpajo de Esperanza Aguirre a la hora de exigir a los demás lo que ella no hace es ya mítico. Es la candidata que se niega a publicar su declaración de la renta y su declaración de bienes, prohibió incluso que se hiciera pública como Presidenta del Senado y de la Comunidad de Madrid, tal y como publicó ELPLURAL.COM. En su folio electoral Aguirre se compromete a crear un portal de transparencia en el que se conozcan en tiempo real “todos los gastos de la alcaldesa”, pero no piensa dar cuenta de su declaración de renta y de patrimonio.

Evidentemente no anuncia medida alguna sobre adjudicaciones o contratos públicos.

 

Ni una medida contra la corrupción
Las medidas que propone son del cariz de “no subir los impuestos y en la medida de lo posible bajarlos”. Todos los candidatos a todos los municipios españoles han prometido lo mismo. Reducir el IBI al mínimo legal y bonificar la vivienda habitual para familias numerosas (sin cuantificar el impacto económico). Reducir todos los trámites para obtener una licencia municipal, dar más competencias a las juntas de distrito (sin concretar cuáles), crear una policía municipal de proximidad (no es nuevo), plantar árboles en todas las aceras de más de 2,5 metros de ancho, que las calles estén más cuidadas y accesible, recuperar la operación asfalto y dar una respuesta inmediata a los avisos de limpieza. ¿Algunas propuestas de Aguirre diferencian Madrid de cualquier otra ciudad?

Ni uno de los diez puntos se refiere a la corrupción cuando precisamente Madrid, junto a Valencia, es el epicentro de la trama Gürtel y cuando el Gobierno elegido y presidido por Aguirre es uno de los más corruptos de España según los tribunales. No es un programa electoral, es una tomadura de pelo.

Ni medidas de industrialización, ni educación, ni cultura
No hay una sola medida sobre  proyectos económicos ni para dinamizar la economía, tampoco sobre el turismo o el comercio. La educación y la cultura sencillamente no existen para Esperanza Aguirre.