Que a los representantes de la 'caverna mediática' no le gusta el resultado de las últimas elecciones, es algo que nadie puede poner en duda. Como sus intereses, tras la decisión de los españoles, pueden verse afectados, no les ha quedado otra que ir al ataque. Sin embargo, lo están haciendo de la manera más burda, y dan lugar a noticias que rozan el esperpento.

La última tiene que ver con el diputado de Podemos Alberto Rodríguez, un joven cuyo mayor pecado es llevar rastas. No lo aceptan estos medios y sus insignes representantes periodísticos y la inquina les lleva a situaciones rocambolescas. Todo se inició con una foto del parlamentario durmiendo en uno de sus trayectos Madrid-Canarias.

"Podemita durmiente"
A partir de ahí... la hecatombe. Por ejemplo 'Periodista Digital' titula este sábado "El podemita durmiente de las rastas se pone chulo", y realiza una 'profunda' reflexión partiendo de la foto que circula por WhatsApp.

Entre otras cosas señala que "se pone gallito" tras ser "pillado" así de "repanchingado", para continuar asegurando que al ya famoso político "le ha molestado sobremanera" la imagen en la que se le ve "durmiendo a pierna suelta y sin complejo alguno".

¿A qué se refiere el medio que dirige Alfonso Rojo cuando habla de que "le ha molestado sobremanera"? Básicamente a que Alberto Rodríguez, en su cuenta de Facebook, explica todo lo que ha hecho.



Ya se sabe que lo de la transparencia, a los representantes de la 'caverna' no les gusta demasiado, de ahí que el ataque continúe contra Rodríguez quien, a juicio de 'Periodista Digital' "se pone chulo" ¿Cómo? De nuevo de manera simple y que, además, supone una respuesta a los que aseguraron que los viajes los hacía en primera clase. El diputado de Podemos señala que adjunta un montaje "(muy cutre técnicamente hablando), que hice con los billetes de avión usados hasta ahora, para disipar dudas sobre el tipo de asiento que utilizo, a raíz de la famosa foto durmiendo en un asiento de la salida de emergencia que circula por las redes y también (tristemente) por los medios de comunicación, a los que se les supone un mínimo rigor periodístico".



La conclusión también la aporta el propio Alberto Rodríguez al afirmar que "supongo que habrá a quien le moleste que duerma a pierna suelta, quizás será porque tengo la conciencia bien tranquila...". Así de claro y contundente y, de paso, contestando con sus armas a quienes le han acusado. Aunque siempre nos quedará la duda de si es más grave echar una cabezada durante un viaje o jugar al Candy Crush (o lo que sea) mientras ostentas el cargo de presidenta del Congreso en medio de un debate y mientes en la justificación.