La llegada de los nuevos diputados de Podemos al Congreso está provocando histeria en el ‘establishment’ burgués presente en la Cámara y sus alrededores. La periodista Pilar Cernuda ha dicho que olían mal y que necesitaban ducharse. Más sorprendente si cabe ha sido la reacción de Celia Villalobos, nueva vicepresidenta primera de la cámara, y famosa por lo fácil que le resulta meterse en ‘charcos’, en discusiones con otros diputados, a los que llegó a expulsar, por su habilidad y afición a los videojuegos mientras preside las sesiones de la cámara y por tener un marido que ha sido el que más dinero percibió en sobresueldos del PP, Pedro Arriola.

En concreto, en el programa La Mañana de TVE, que presenta Mariló Montero, Celia Villalobos, en un tono paternalista, sobre los diputados de Podemos y su imagen, tan distante de los trajes y ternos con corbata que hasta ahora dominaban el hemiciclo, ha dicho: “a mí me da igual que lleven rastas, pero que las lleven limpias, para no pegarme los piojos”.

[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"41756","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-368308","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"645","height":"320","alt":"El diputado de Podemos Alberto Rodr\u00edguez (i) pasa ante el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, antes de votar la elecci\u00f3n del presidente del Congreso, durante la sesi\u00f3n constitutiva de la C\u00e1mara Baja que supone la apertura de la XI Legislatura. EFE"}}]] Las miradas a veces lo dicen todo... Rajoy, sin palabras, ante el paso camino El diputado de Podemos Alberto Rodríguez (i) pasa ante el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, antes de votar la elección del presidente del Congreso, durante la sesión constitutiva de la Cámara Baja que supone la apertura de la XI Legislatura. EFE



Un comentario que, en su versión sin palabras, puede extenderse quizás a la sorpresa de la mirada de Mariano Rajoy al ver pasar ante él al diputado de Podemos por Tenerife, Alberto Rodríguez.

Mientras, en Twitter, Villalobos encontraba en inevitable eco…