El restaurante, uno de los más de moda en Madrid en estos momentos, con reseñas en los periódicos, incluso premiado dentro de su categoría como el mejor de la ciudad este año... de esos en los que fácilmente se paga 100 euros por comensal. Allí se fue hace un par de semanas el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González con unos amigos.



Un cargo así siempre llama la atención. Ignacio González lo sabe. Desde las mesas de alrededor le dedicaron las inevitables miradas. Y al poco comenzaron los comentarios... "Maleducado". "Ordinario"... "Se creerá que está en un chiringuito de a los que va en Marbella, junto a 'su ático'"...

¿La razón?... El presidente decidió compartir con todos los comensales la visión de sus pies... que descalzo se come más cómodo. Y al que no le guste echarse el bocado viendo cómo retuerce y masajea sus dedos... que mire para otro lado.