Política
Pons, Cospedal y Fidalgo.
González Pons y María Dolores de Cospedal junto a José María Fidalgo.

Fidalgo: de liderar CCOO a pelota oficial de Cospedal

El tertuliano de la Cope se deshizo en halagos y le deseó “muchos años como ministra de Defensa”

11K
Dom, 4 Feb 2018

“A la ministra no le quiero reñir porque me parece que está desempeñando bastante bien su trabajo y de una forma brillante por varias cosas”. Así de rotundo se expresó José María Fidalgo, exsecretario general del sindicato Comisiones Obreras entre 2000 y 2008, al ser invitado por Carlos Herrera, en el programa homónimo que el locutor almeriense tiene en la Cadena Cope, para criticar, censurar o reprochar a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, su trabajo, actitud, aptitud o modo de llevar la agenda política de su departamento o de la propia secretaría general del PP, a la que accedió, precisamente, el mismo año en el que el exsindicalista, convertido en pelota oficial de la expresidenta de Castilla-La Mancha, abandonaba el sindicato al perder el liderazgo de CCOO frente a Ignacio Fernández Toxo en el IX Congreso Confederal de la central izquierdista que Fidalgo había escorado cada vez más a la derecha.

Halagos “babosos” hacia Cospedal

Y no solo eso, el pelota oficial de Cospedal renunció a exigir explicaciones a la ministra por distintas razones de actualidad (https://youtu.be/LC-7P6o3akc, a partir del minuto 44:58), como la denuncia de una soldado de una violación grupal en el acuartelamiento aéreo de Bobadilla (Málaga), o el accidente aéreo del Eurofighter ocurrido el pasado octubre en Albacete, o por el papel del ejército en la crisis catalana…eso, sin contar su controvertida, cuestionada y polémica gestión al frente del partido en su condición de secretaria general del PP. En fin, José María Fidalgo prefirió “babosear” con Cospedal y no hacerle ni un solo reproche a su gestión.

Usted es la única que se mueve”

El caso es que el encargado de calentar el ambiente, donde chorreaba almíbar dialéctico por los micrófonos, no fue, precisamente, Fidalgo, sino uno de los periodistas que siempre que puede se deshace en elogios hacia Cospedal, como es Fernando Jáuregui, que tras subrayar la situación inmovilista del Gobierno, se sorprendió por la actividad desarrollada por la madrileña. “Choca ver a un ministro que se mueve: usted es la única que se mueve”, dijo el tertuliano de la emisora de los obispos, conocido también por sus exabruptos xenófobos cuando estas navidades aseguraba no ir a la cabalgata de reyes de Vallecas porque “creo que no había quien se agachase a coger caramelos”. Jáuregui obvió completamente el trabajo (acertado o no) llevado a cabo por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tal vez, porque ésta es enemiga declarada de la otra, a la que el periodista cántabro ha profesado fidelidad eterna.

Ministra por muchos años”

El almibarado diálogo llegó a su cenit cuando José María Fidalgo retomó su labor de pelota de Cospedal asegurando que: “yo a la ministra la quería dar la enhorabuena. No solo por la misión en Mali (…) esta señora, antes de ser ministra ha estado en otros muchos sitios, y lo conoce muy bien. Y ojalá sigas mucho tiempo de ministra de Defensa”. Le espetó el que otrora fuera defensor de los trabajadores (eso, al menos decía él), no sin antes cuestionar el papel que juega Ciudadanos y defender a ultranza la labor del Gobierno de un tal M. Rajoy.

Pudo ser ministro de Trabajo

No es de extrañar que Fidalgo pelotee también a Mariano Rajoy, ya que formó parte de la quiniela ministrable que el actual presidente del Gobierno barajó para el Ministerio de Trabajo, a petición de José María Aznar con quien el exsindicalista mantiene una conocida amistad, como con Rodrigo Rato o Cristóbal Montoro, con los que comparte ciertas teorías empresariales dada su actual responsabilidad de formador de nuevos tiburones financieros en “Negocia”, una  unidad de investigación del Centro de Negociación y Mediación del Instituto de Empresas Business School, donde un máster está entre los 30.000 y 60.000 euros, amén de participante activo en foros organizados por FAES y por el propio PP.

Herrera “olvidó” a CLM

Si a todo esto le añadimos que horas antes, concretamente el día 31, el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, que apeó a Cospedal de la presidencia de la comunidad, había estado en los micrófonos de los obispos, chocó, y de qué forma, que Carlos Herrera eludiera preguntar a la ministra de Defensa sobre cuestiones básicas de actualidad ineludible, como si se presentará o no a las elecciones autonómicas de 2019 en tierras de Don Quijote. De la Gürtel…mejor no hablamos.