En la fiesta con cena posterior a la entrega de las estatuillas, los invitados degustaron, además, 7.500 gambas, 6.500 panecillos con forma de estatuilla dorada, 1.000 pinzas de cangrejo, 1.300 ostras, 400 pizzas, 50 pargos y 20 rodaballos que forman parte del menú de la fiesta oficial de la Academia posterior a los Oscar.

La Academia de Hollywood desveló el menú y la decoración de este año del Governor’s Ball, el evento al que han acudido unos 1.500 invitados este año, entre ganadores, nominados, presentadores y otros participantes de la 88 edición de los Óscar. Al frente del menú se encuentra el chef austríaco Wolfgang Puck, que lleva 22 años seguidos dando de comer a los hambrientos comensales de este banquete.

Según Puck, hay quienes deciden no comer en todo el día para lucir espléndidos en la alfombra roja y después atiborrarse con su menú. “Nadie se resiste al olor de esta comida, incluidos los vegetarianos y los veganos”, sostuvo entre risas el popular cocinero. “Sabemos los gustos de la gente. Sabemos lo que triunfa. Siempre tratamos de innovar, pero hay ciertas cosas que no pueden faltar o los actores nos regañarían”, agregó.

[[{"fid":"42185","view_mode":"sin_cambiar_dimensiones","fields":{},"type":"media","attributes":{"style":"display: block; margin-left: auto; margin-right: auto;","class":"img-responsive media-element file-sin-cambiar-dimensiones"}}]]El menú contó con más de 50 entremeses y platos pequeños: nueces de macadamia confitadas; estofado de costilla con puré de coliflor, pasas y arroz de Tailandia; tortellini con queso de alcachofa; gazpacho de almendras con uvas; risotto de centeno, bayas, guisantes y espárragos; sushi y ostras; pastel de pollo con trufas negras y las celebradas mini-hamburguesas con carne de Wagyu y queso cheddar envejecido. Para el postre, habrá crêpes de pistacho con fresas; cuscús mascabado y sorbete de café; pastel de chocolate con galletas y helado de plátano y las tradicionales figuritas de chocolate bañadas en oro de 24 quilates, de las que se repartirán unas 9.000 piezas.

“El menú lo empezaron a preparar dos días antes de la ceremonia. Lo hemos hecho todo con un poco de prisa, pero así llegó todo fresco”, explicaron los empleados de Puck. “Hemos servido durante mucho tiempo platos con influencia española, pero el miembro de nuestro equipo que apostaba tanto por las paellas y el jamón se marchó a Bilbao a abrir su propio restaurante”, añadieron.

Para esta edición, la fiesta estuvo decorada con 170 caricaturas de cineastas míticos de Hollywood, como Clint Eastwood, Alfred Hitchcock, Marlene Dietrich o Richard Pryor, y flores blancas que contrastarán con los tonos suaves del escenario. “El tema de este año fue el arte”, dijo Jeffrey Kurland, el habitual encargado de la decoración del evento. “El arte de hacer una película y los individuos que lo llevan a cabo. Son retratos que capturan la energía y la alegría de esta celebración”, añadió. La cita se desarrolló en la sala Ray Dolby Ballroom, en la planta superior del centro Hollywood & Highland, donde se erige también el Teatro Dolby, lugar de celebración de los Oscar.