Winter is coming y las navidades están a la vuelta de la esquina. Si al clima frío le sumamos que los niños pasan más tiempo en casa y que los adultos tenemos algunos días de vacaciones, esta época se presenta como la oportunidad perfecta para echar mano a la estanteria y queremos proponerte una lista de los mejores juegos de mesa con los que puedes hacerte en Amazon, aprovechando el periodo de rebajas que ha inaugurado esta semana y que durará hasta navidades.

El fenómeno de los juegos de mesa ha tomado forma en los últimos años en España, en parte por el cambio en los hábitos de consumo que provocó la crisis económica que empezó en 2008. Quedar con amigos en casa para echarse un Catán, un Carcassone o un Risk empezó a alzarse en la lista de planes favoritos de los españoles para socializar sin gastar mucho dinero en discotecas, bares o restaurantes.

En España, se calcula que cada año los juegos de mesa facturan 90 millones de euros. Una cifra que va en aumento pero que todavía está lejos del furor que los juegos de mesa generan, por ejemplo, en Alemania, país que cada año acoge la feria Spieltage de Essen, la más reputada del sector. Se calcula que, en Europa, el sector mueve 2.200 millones de euros.

Relacionado El mítico Catan llega a la realidad virtual de PlayStation

A finales de diciembre de 2018, la Universidad de Barcelona publicaba el TFM de Eric Fernández con un interesante estudio de cómo son los consumidores de juegos de mesa, fruto del Máster en Marketing e Investigación de Mercados. Los jugadores ocasionales llegan a gastarse 19,6 euros al mes de media en juegos de mesa y compran hasta 5,3 al año, mientras que los jugadores recurrentes gastan 37,9 euros de media y se compran 11,1 juegos al año. Por último, los jugadores más fieles llegan a gastarse 96 euros al mes y compran hasta 23,7 ejemplares al año.

Antes de llegar a ese nivel, podemos aprovechar las navidades para introducir a los niños de la casa en el mundo de los juegos. Además, hablamos de una actividad que tiene múltiples ventajas para los más pequeños de la casa, según un estudio publicado por Jugonesweb.com. Algunas de las más llamativas son la posibilidad de enseñar a los niños a respetar las normas, según señala el psicólogo José Antonio Luengo Latorre, experto en trabajar con menores problemáticos, en centros educativos. Pero los juegos de mesa también sirven para mejorar la capacidad de análisis de los pequeños, fomentando que usen el intelecto para crear estrategias a largo plazo al estilo de lo que sucede en el ajedrez.

Cuando hablemos de juegos de mesa por equipos o bandos, también estamos fomentando la cooperación en los niños y el trabajo en equipo. Y aunque ganar es divertido y eso fomente la competitividad y la cultura del esfuerzo, con los juegos de mesa también aprenderán que, en ocasiones, también se pierde y eso les ayudará a gestionar la frustración. Además, los niños mejorarán su memoria y concentración con los juegos de mesa y desarrollarán habilidades en relación con la toma de decisiones.

Estos son los mejores juegos de mesa seleccionados por la redacción de ElPlural.com:

      

Catán:

No podemos empezar esta lista sin nombrar a la creación de Klaus Teuber. Catán es el juego que a muchos jugadores actuales les inició en la nueva era de los juegos de mesa que conforman los Eurogames, los juegos en los que ya no se depende tanto del azar (como el parchís y la oca) y el foco se pone en la estrategia.

Catán es un juego de gestión de recursos en el que entre 2 y 4 jugadores tendrán que expandirse por una isla controlando sus materias primas. Una de sus grandes virtudes es que el tablero se conforma con un puzle, lo que hace que cada partida sea diferente a la anterior. Su éxito ha impulsado un gran número de expansiones y versiones, por lo que te recomendamos su versión plus, que está rebajada. Mientras que la ampliación para que juegen 5 ó 6 personas suele valer otros 20 euros, en este caso, por 15 euros más tienes la ampliación, dos miniexpansiones (Los Ayudantes y Entre amigos) y los escenarios de Mallorca y Nueva York.

   

Carcassone:

Si disfrutaste Catán, no te puedes perder Carcassone, otro nuevo clásico también de la editorial de Devir, líder del sector. En este caso, el tablero también se forma como un puzle, pero su montaje es parte de la diversión. Inspirándose en la famosa ciudad medieval francesa, nuestro objetivo será crear ciudades, caminos, monasterios y campos del mayor tamaño posible y controlarlos gracias a los token que tenemos y que se convertirán en caballeros, ladrones, monjes o campesinos en función de dónde lo coloquemos.

De 2 a 5 jugadores pueden jugar a Carcassone, pero, al igual que con Catán, existen multitud de ampliaciones, por lo que te recomendamos hacerte con la edición plus aprovechando las rebajas de Amazon, que incluye hasta 11 expansiones.

Dixit:

Explicar cómo jugar a Dixit puede ser extraño, pero es una de las experiencias más bonitas y, a la vez, más divertidas en el mundo de los juegos de mesa. En 2010 consiguió el prestigioso premio Spiel des Jahres, el mismo que en 1995 catapultó a Catán a la fama mundial, y desde entonces ha vendido 1,5 millones de copias.

Su fuerte son las bellas ilustraciones que protagonizan sus 84 cartas. Pueden jugar entre 3 y 6 jugadores y las partidas duran solo una media hora, aunque acabarás repitiendo. La mecánica consiste en narrar una historia con las cartas abstractas: sin ser muy concreto para evitar que todos acierten tus cartas, pero sin ser muy abstracto para evitar que nadie dé con la clave.

Dobble:

Dobble es un juego muy loco que pone a prueba tus reflejos, tu memoria y tu visión. Uno de sus principales fuertes es que ocupa lo mismo que una lata de sardinas y te permite llevártelo de viaje o bajarlo a la piscina, por lo que su vida se prolonga bastante. Y, sorprendentemente, incluye varios modos de juego.

 Su magia consiste en incluir 50 símbolos diferentes, repartidos en 50 cartas. Y sólo hay un símbolo que se repite entre dos cartas. Un juego barato y trepidante que te dará muchas horas de diversión.

Virus:

Si te gustan los juegos de mesa y no has oído hablar de Virus, es posible que hayas pasado los últimos cuatro años en una cueva. Hablamos de uno de los juegos de moda, que además tiene la virtud de ser producto nacional. Cuatro españoles están detrás de su invención, pero el juego ya está disponible en alemán, francés e inglés.

En partidas de 20 minutos, de 2 a 6 jugadores se pondrán en la piel de unos científicos que tienen que atajar una pandemia y conseguir, a base de jugar bien sus cartas -68 cartas más dos personalizables-, aislar un cuerpo sano para alzarse con la victoria.

Machi Koro:

Machi Koro es una maravilla visual. Para que nos entendamos, es una especie de Monopoly en versión Kawaii. En este juego de mesa, cada jugador será el alcalde de su particular ciudad y tendrá que ir ampliando sus establecimientos, fábricas e instalaciones para así poder cobrar dinero a sus rivales.

Perfecto para niños a partir de 10 años, a Machi Koro pueden jugar de 2 a 4 jugadores en partidas que duran unos 30 minutos.

Dead of Winter:

No podemos evitar poner un juego de mesa dedicado al submundo de los zombies. Porque hay muchos, los hemos probado casi todos, pero nos tenemos que quedar con Dead of Winter. Lanzado en el año 2014, nos presenta la vida de una colonia de supervivientes que hacen frente a dos enemigos mortales: los zombies y el frío. Eso sí, se recomiendo que los jugadores tengan al menos 8 años y, si no han tenido experiencia con el mundo zombi, esperar hasta los 12.

En cada partida, los jugadores (de 2 a 5) controlan a un puñado diverso de supervivientes, cada uno con sus características, y tendrán que hacer incursiones al frío exterior para conseguir los víveres y materiales con los que sobrevivir un día más. Su principal atracción son los elementos de rol que nos irán narrando historias impactantes al tiempo que nos exigirán tomar decisiones a cada cual más difícil.

Saboteur:

Una delicia ideal para jugar con niños. Saboteur nos presenta a un grupo de enanos mineros que lucha por llegar a los dorados tesoros que esconde una cueva. Basado en cartas, los jugadores tendrán que ir creando los caminos de la cueva para conseguir llegar a las pepitas de oro.

Sin embargo, lo que se presenta como un juego cooperativo esconde un revés interesante. En función del número de jugadores puede llegar a haber hasta tres saboteadores dentro del equipo, ocultos a los ojos del resto de participantes. El secreto no se revelará hasta el final, por lo que durante la partida habrá traiciones, pero también ataques a quien creemos que nos está poniendo trabas, pero en realidad solo pretendía ayudar. Una diversión asegurada de la que pueden participar hasta 12 jugadores o incluso más si cuentas con más de un ejemplar.

TimeLine:

Desde que saliese al mercado en el año 2014, Timeline ha sido una revolución que no deja de añadir expansiones y modos de juego: Ciencia y Descubrimientos, Histórica Británica, Los Clásicos, Música y Cine, Inventos, Eventos… la lista es infinita y sigue creciendo con franquicias, como la novedad de TimeLine de Star Wars.

La mecánica no podría ser más sencilla: se trata de un juego de cartas en el que los jugadores tienen que ir creando una línea temporal con los acontecimientos y eventos que tengan en la mano. Si fallan, suman otra carta a su mano, si aciertan, se libran de una carta… y el que se deshaga de toda su mano, ganará la partida. Un juego divertido, pero con un clarísimo cariz educativo para aprender historia, al que puedes jugar incluso en modo solitario para poner a prueba tus conocimientos.