Los Genoveses

Rajoy se va de veraneo

Caiga quien caiga, suceda lo que suceda, una verano más cumple con su compromiso más preciado.

1
Dom, 30 Jul 2017

El pasado viernes día 28 de julio, tras presidir un Consejo de Ministros y celebrar una rueda de prensa para mayor gloria suya, Mariano Rajoy, a diferencia de la mayor parte de los ciudadanos, no se va unos días de vacaciones. El se va de veraneo cumpliendo así fielmente con la palabra dada a si mismo desde que tiene uso de razón. De modo y manera que durante un tiempo indeterminado se aposentará en Pontevedra donde puntualmente el contribuyente será informado gráficamente que el Presidente, acompañado del mismo figurante de todos los años, goza de buen estado de salud mientras pasea alocadamente por la ruta de Armenteira .

Y es que Rajoy, también desde que es Presidente del Gobierno, pase lo que pase y caiga quien caiga, actúa como si fuera aún Registrador de la Propiedad en servicios especiales y no perdona un solo día de sus vacaciones, ya sean por navidad, Semana Santa o verano. Y los datos lejos de desmentirlo lo confirman plenamente.

A efectos meramente estadísticos estos son los días que según nuestra “contabilidad extracontable” se han ido acumulando desde que es Presidente del Gobierno.

Vacaciones

2012 

 2013

 2014

 2015

 2016

 2017

Total

Navidad

10

10

9

8

7

7

51

Semana Santa

7

6

6

6

6

5

36

Verano

20

21

24

21

16

-

102

Total

37

37

39

35

29

12

189

Cualquier observador que no esté en nómina ni de Génova ni de Moncloa podrá deducir que las vacaciones de Rajoy están por encima de la media de los que tienen trabajo estable y a años luz de los que están en precario o sencillamente en el paro. De hecho, a lo largo de estos largos 5 años nunca ha faltado a su compromiso. Con esa rutina tan rutinaria que practica se ha ido desplazando a los mismos sitios desde que es Presidente del Gobierno. El mismo ritual. A saber y dependiendo de la época de año, estos son sus lugares de referencia:

- Huelva. Palacio de las Marismillas situado en el extremo sur del Parque de Doñana, en el municipio de Almonte, cerca del río Guadalquivir y a pocos kilómetros de Sanlúcar de Barrameda. Rajoy y su familia han elegido este lugar para las vacaciones de Semana Santa del 2012-2016. Ocasionalmente también durante unos días en los veranos del 2012 y 2016.

- Pontevedra. En esta provincia ha concentrado sus vacaciones durante los meses de agosto y navidades así como la semana santa del 2017. Ribadumia (Comarca O Salnés), Sanxexo y Pontevedra.

- Toledo. Los Yebenes. Coto Nacional de los Quintos de Mora. Utilizada principalmente para algunos fines de semana.

Pero como sus más directos colaboradores son conscientes que en tiempo de crisis con 4 millones de parados sus vacaciones no son un asunto fácil de vender, un día sí y otro también, transmiten a los medios de comunicación que sus descansos son merecidos a la vista de su ajetreada agenda.

Dicen sin complejos que una buena prueba de ello la hemos podido constatar con motivo de su reciente testimonio ante el Tribunal que está juzgando la Primera Época del Caso Gürtel, la que va entre 1999-2005. Tras solicitar los jueces en Marzo que facilitara fechas posibles para declarar la respuesta de Moncloa fue que solo habían encontrado “un hueco” entre los días 26 y 27 de julio. Es decir, según el argumentario oficial, tenemos un Presidente que dado que no para de trabajar ni siquiera, muy a su pesar, le es fácil cumplir con sus obligaciones ciudadanas. Es decir, Rajoy es un hiperactivo que tiene su agenda echando humo.

Y como es habitual, y venimos desde hace años denunciando, los datos dicen exactamente lo contrario que pregonan sus discípulos más entusiastas. Lo que tenemos en realidad es un inquilino en La Moncloa que básicamente lo que hace es "no pegar palo al agua”. Mire por donde se mire, su agenda es lo más parecido a un solar en venta donde tienen preferencia todo tipo de eventos deportivos, con saludos y foto a sus principales protagonistas; variopintas visitas internacionales y múltiples actividades propagandísticas organizadas por el Partido que preside.

Y es en este contexto de una agenda de perfil bajo donde hay que enmarcar su escasa actividad parlamentaria (solo cumple con la que está reglada y no le queda más remedio que hacer acto de presencia) y la que mantiene con los medios de comunicación, caracterizada por preguntas amables y ajenas a los temas que le incomodan. 

En definitiva las vacaciones de Rajoy y en especial las que disfruta durante esta época del año son un exacto reflejo de la personalidad de quien nos gobierna desde el 21 de diciembre del 2011. Vive en su propia realidad ajeno al mundanal ruido. Y es que en realidad, aunque le  moleste que se lo recuerden, nunca ha dejado de estar de veraneo.

 

Mucha más información y personajes en Los Genoveses