Cuando escuchamos la palabra innovación enseguida nos viene a la cabeza la imagen de ingenieros diseñando robots o de informáticos tecleando códigos o jugando con algoritmos desconocidos para el común de los mortales. La Real Academia de la Lengua define innovar como “Mudar, alterar algo, introduciendo novedades”, o “Volver algo a su estado anterior”. Es decir, tomando al pie de la letra estas definiciones es casi 'perseguir lo nuevo' y su contrario.

La actual crisis económica y la situación por la que atraviesan millones de españoles, ha provocado el resurgimiento de otro término. No es nuevo pero era poco conocido como tal en nuestro país. Además está ligado a aquel que identificamos, sobre todo, con la tecnología: la innovación social.

Es verdad que muchas entidades, fundaciones, ongs y otros colectivos, llevan años trabajando con grupos de personas que siempre han precisado de esa 'ayuda extra', más allá de las condiciones económicas del Estado y, por ende, de la ciudadanía.

La crisis ha conllevado una ampliación de esos programas. La Fundación Ared hace gala desde hace dos décadas (las cumplieron el pasado 8 de marzo) de esa innovación social. Ahora, Obra Social “la Caixa” acaba de reconocer esa trayectoria con un premio al proyecto de Inserción laboral de personas mayores de 45 años. Elena Alfaro, directora de la Fundación, tiene claro que el “ir a pedir limosna no funciona. Al final es ofrecer un futuro a esas personas”.

Atendiendo a sus palabras, Ared se dedica a tres cosas. Por una parte, a “preparar a personas para el mundo laboral, tanto desde sus competencias profesionales, como transversales”; por otra, también incide en la inserción laboral, es decir, “trabajamos con empresarios para proporcionarles a trabajadores”. Su máxima responsable recuerda que solo el año pasado un 40% de esas personas se quedaron en plantilla de esas empresas. La última línea de 'negocio social' de Ared es “nuestra propia empresa de inserción, a través de la cual nosotros contratamos”. Se denomina Salta y en 2014 alrededor de 80 personas se beneficiaron de sus programas laborales.

 

Dejamos a un lado la combinación innovación-tecnología para hablar de innovación social pero ¿qué es, en qué consiste?
La innovación es ponerle al sistema algo nuevo de lo que tú haces. Si fabricas sábanas para el hospital Sant Joan de Deu, es incluir un ingrediente diferente al propio proceso de fabricación para obtener un resultado nuevo.

¿Y por qué la Obra Social “la Caixa” decidió que vuestro proyecto incluía ese ingrediente?
He de decir que fue muy bonita la expresión que utilizó el jurado, porque ARED con las personas paradas mayores de 45 años se sirve de una metodología innovadora. Consiste en que ese colectivo, en lugar de ser un problema para la sociedad, forma parte de la solución. Está parado, por ejemplo, porque era 'paleta' y la construcción se fue a pique. Ahora no trabaja porque ¿era un mal 'paleta'? Para nada. Es que su puesto desapareció y como ya no existe, la innovación consiste, en primer lugar, en cambiar el mensaje que condujo a esa persona al paro. Ya no vales para la construcción y con 47 o 55 años pocas opciones tienes. La innovación modifica ese lenguaje y dice que tú tienes cantidad de competencias que el mercado laboral no te pide, pero podemos desarrollar otras que sí te va a pedir. Es en definitiva darle una vuelta metodológica.



Entonces podríamos decir que el primer factor que hace a vuestro proyecto merecedor de este premio es metodológico...
En efecto. A continuación hay que mencionar la 'otra' innovación. En condiciones 'normales' las empresas están para generar riqueza. Los responsables de esas mismas empresas casi siempre creyeron que los trabajadores en riesgo de exclusión social eran malos trabajadores.

Pero eso es una contradicción en sí misma porque una persona parada de larga duración si accede a un trabajo va a dar todo por él
Ese es el punto. Dónde está entonces la innovación. En decirle al empresario: puede ser lógico que tengas desconfianza. Nosotros lo que hacemos es por ejemplo ir a la empresa que necesita señoras para la limpieza o para cuidar a personas mayores. Le decimos a la dirección: no tengan miedo. Le garantizamos que la persona que le enviamos va a cumplir. Precisamente, sabemos que se va a dejar los cuernos por conservar ese puesto de trabajo. Y esa persona, además de desarrollar su trabajo de forma muy profesional, genera un ambiente laboral del que se beneficia todo el mundo.

Y dónde está la innovación en esto
Un ejemplo práctico en una residencia de abuelos de Barcelona. Tenían 15 trabajadoras propias y nos pidieron a nosotros una auxiliar para hacer una sustitución. Desde entonces y en unos años hasta 11 auxiliares han pasado a trabajar a esa residencia. En qué es innovador. Pues en que alguien que ha estado tanto tiempo sin trabajo y se forma en, por ejemplo esta materia, y consigue un contrato se convierte en un referente. Nosotros al fin y al cabo no pedimos limosna. Déjenos 5.000 euros para ir tirando... No. Lo que hacemos es ofrecer nuestro trabajo, el de las personas que recurren a nosotros. Y eso, los empresarios, lo están viendo cada año porque además les solucionamos también el tema de la selección de personal.

Qué significa para la Fundación este premio
En primer lugar hay que decir que este es un premio para las personas paradas porque ellas son las verdaderas artífices del reconocimiento. Sin duda es importantísimo porque Obra Social “la Caixa” es una entidad muy importante y supone que alguien tan destacado se fija en la labor que desarrollas. Una de las primeras cosas que hemos hecho es hacer partícipes a todos los que trabajan con nosotros: empresas, entidades, organismos, etc. Muchas veces nos han tildado de conservadores y no innovadores y que ahora te caiga un premio a la innovación es un orgullo de raza brutal.



La Fundación Ared acaba de cumplir veinte años de trabajo. En los últimos meses, al margen del reconocimiento propio de los resultados que han logrado con los diferentes proyectos que tienen en marcha centrados en colectivos en riesgo de exclusión, han conseguido varios galardones. Uno el mencionado en materia de innovación social por parte de Obra Social “la Caixa”, otro el concedido por el Grupo Norte por la labor desarrollada con un proyecto que trabaja por la inserción laboral de mujeres víctimas de violencia de género.

Las nuevas tecnologías y la innovación son el hilo conductor perfecto para llegar a la innovación social. Ared lo hace a través de su web, verdadero altavoz de toda su actividad, y con su presencia en redes sociales. Uno de los sectores en los que la fundación desempeña su tarea es el textil, uno de los más castigados por la crisis en España. Tal vez por ello, por su especialización en un ámbito industrial tan complicado, Elena Alfaro asegura que el premio concedido por “la Caixa” viene a ser el reconocimiento “al pespunte bien hecho de una sábana... o a la calidad en el trabajo”.