Según un informe elaborado por el comparador financiero HelpMyCash.com, las principales entidades bancarias españolas pueden llegar a aplicar a sus clientes una comisión mínima de hasta 18 euros por realizar transferencias bancarias nacionales y dentro de la Zona Única de Pagos en Euros (también, conocida como zona SEPA). Recientemente, este mismo portal financiero ha publicado una guía de descarga gratuita sobre transferencias bancarias, la cual no sólo nos ayudará a conocer el coste de esta operación a través de una tabla comparativa que recoge las tarifas propias de cada entidad, sino que también proporciona información útil sobre cómo realizar una transferencia y cuánto tiempo pueden llegar a tardar según el área geográfica de emisión y recepción.   

CatalunyaCaixa, Banco Sabadell y Banco Santander, los bancos más caros

Si se realiza una sencilla tarea de investigación, podemos apreciar que existe la posibilidad de que ahorremos una considerable suma de dinero según con qué entidad bancaria elijamos emitir la transferencia. 

Antes de emitir una transferencia, no sólo conviene que nos fijemos en el porcentaje que cada banco aplica sobre el importe a transferir, sino también en el coste de la comisión mínima. Esto se debe a que si se envía un importe muy reducido y la comisión no alcanza el coste mínimo establecido por el banco, estaremos obligados a pagar al menos esa cifra para poder hacer la transferencia efectiva. 

Entre los bancos españoles que aplican una mayor comisión por las transferencias nacionales y SEPA, se encuentra CatalunyaCaixa. Realizar una transferencia bancaria con este banco puede conllevar el pago de una comisión del 0,60 % sobre la cuantía de dinero transferida, con un mínimo de 18 euros. Según el estudio de HelpMyCash.com, le seguirían Banco Sabadell (0,45 % con un mínimo de 4,50 euros), Banco Santander (0,40 % con un mínimo de 6 euros) y Cajamar (0,40 % con un mínimo de 4 euros).

Otras de las principales entidades consideradas de las más caras serían Bankia, CaixaBank y Popular, ya que todas ellas aplican una comisión por transferencia del 0,30 % sobre la cuantía total transferida con un mínimo de 3 euros, y BBVA (0,25 % con un mínimo de 2,25 euros).

Olvídate de pagar por tus transferencias

Si entre nuestra actividad habitual se encuentra realizar transferencias ya sea para realizar pagos o simplemente mover nuestro dinero de una cuenta a otra, el comparador financiero HelpMyCash.com nos aconseja la contratación de una cuenta sin comisiones.

Entre las mejores cuentas sin comisiones del actual mercado económico que permiten enviar dinero sin coste alguno, se podrían destacar las de BBVA, imaginBank, ING Direct, Openbank y Sabadell. Algunas de ellas se encuentran en los bancos con las tarifas más elevadas; sin embargo, permite ahorrarse las comisiones por transferencias si se contratan unas cuentas corrientes en concreto.

Cuenta Online de BBVA: además de la exención de comisiones relativa a las transferencias nacionales y SEPA, otros puntos favorables de la Cuenta Online serían la retirada de dinero en efectivo gratis desde alrededor de 6.000 cajeros automáticos repartidos por todo el territorio nacional y la posibilidad de conseguir una tarjeta de débito gratuita en el caso de ser nuevo cliente de la entidad.

Cuenta Corriente de imaginBank: es una cuenta corriente sin comisiones 100 % mobile. Entre las principales ventajas de esta cuenta comercializada por la marca móvil de CaixaBank, se podrían destacar la retirada de efectivo gratis desde 9.500 cajeros de la entidad catalana localizados en España y desde cualquier distribuidor automático de la zona euro, así como la oportunidad de obtener una tarjeta de débito gratuita con tecnología contactless.  Además, la Cuenta Corriente de imaginBank dispone de un completo programa de descuentos en compras, actividades de ocio y experiencias tales como Amazon, Ticketmaster o Wuaki TV. 

Cuenta Nómina de ING Direct: los titulares de la Cuenta Nómina pueden realizar reintegros de efectivo gratis desde más de 44.000 distribuidores, disponer de tarjetas (débito y crédito) gratuitas y acceder a un 25 % de descuento en numerosas marcas gracias al programa Shopping Naranja (Galp, Asos, Just Eat…). Otro de los puntos fuertes de la cuenta de ING Direct es la herramienta Hal Cash, una aplicación que permite tanto el envío como la recepción de dinero a través cajeros sin emplear dispositivos físicos (tarjeta o libreta de ahorros).

Cuenta Corriente Operativa de Openbank: es una cuenta corriente que pone a disposición de sus titulares numerosos servicios gratis entre los que se encuentran las transferencias, la retirada de dinero desde cualquier cajero de Banco Santander y las tarjetas de débito. En la actualidad, Openbank tiene una oferta vigente en la que regala un vale de 50 euros para compras realizadas en El Corte Inglés a aquellos nuevos clientes que contraten esta cuenta y realicen un ingreso de 200 euros.

Cuenta Expansión de Banco Sabadell: además de ser una cuenta nómina que carece de comisiones, la Cuenta Expansión pone a disposición de sus titulares la posibilidad de realizar reintegros de efectivo gratis desde los cajeros de Banco Sabadell (también de los Euro 6000 y Bankia si se sacan más de 60 euros) y de conseguir tarjetas gratuitas. Asimismo, Banco Sabadell ofrece una serie de ventajas adicionales muy atractivas como son la devolución del 3 % de los recibos domiciliados y hasta un 2 % de descuentos en gasolineras Campsa, Repsol y Petronor por repostar carburante.

¿Es posible huir de las comisiones bancarias?

Los precios recogidos en el informe publicado por HelpMyCash.com son orientativos, puesto que estos costes pueden variar si la cuenta bancaria que el consumidor ha contratado tiene una serie de ventajas específicas, así como dependiendo de las habilidades de cada cliente para negociar con su banco.

Independientemente de la opción por la que nos decantemos para decir adiós a las comisiones bancarias, ambas conllevan un aumento de la vinculación entre la entidad y su usuario. Por norma general, los bancos suelen establecer unas comisiones más reducidas a aquellas personas que tienen una mayor relación con ellos. Para hacer efectiva esta vinculación, es preciso cumplir con una serie de condiciones como por ejemplo la domiciliación de nómina o recibos, un período de permanencia comprendido entre los 12 y los 24 meses o un gasto mínimo con la tarjeta asociada a la cuenta durante un período de tiempo (mensual, trimestral o anual), entre otras acciones.