El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha defendido esta mañana las tesis del polémico informe-argumentario realizado por uno de sus asesores, Rogelio Menéndez, hermano a su vez del director de la Agencia Tributaria, en respuesta a la petición del juez Ruz de que cuantificara el dinero que podría haber defraudado el PP por las donaciones ilegales recibidas en el año 2008, y que la Agencia Tributaria se negaba a realizar porque, contra el criterio del juez, consideraba que no existía delito. El documento insistía en esta tesis y llegó a comparar al PP con Cáritas y la Cruz Roja para justificar su no obligación de tributar por dichas donaciones, aunque fueran ilegales. Una comparación que ha provocado incluso el rechazo del arzobispo de Madrid.

Una forma "idéntica" de tributar
Entrevistado en Onda Cero, Montoro ha defendido el argumentario de su subordinado al afirmar que los partidos no son como Cáritas salvo a la hora de pagar impuestos. Tienen una "forma de tributar idéntica", ha argumentado, ya que "el régimen tributario es igual para todas las entidades sin fines de lucro". Además, añade que "las donaciones a los partidos están exentas de tributar". Se le olvida que estas donaciones se hicieron en B y figuraban en los llamados papeles Bárcenas.

En defensa también de Equipo Económico
Durante la entrevista con Carlos Herrera se ha referido también a la polémica sobre su antigua empresa, Equipo Económico, negando la mayor. "Dejé el despacho en abril de 2008 y entonces no se había contratado con ninguna Administración Pública". Además, señala que si en el futuro sí lo hicieron fue "porque la profesionalidad de los trabajadores les permitía hacerlo". Estos trabajadores son antiguos altos cargos del Gobierno de Aznar.

Sobre la economía asegura que "el crecimiento económico que se está viviendo en España está basado en la demanda interna y en la recuperación del consumo". Por ello, confía en que en el futuro "tendremos la confianza de la gente, si seguimos por la senda del crecimiento y de la creación de empleo". Preguntado por la falta de empatía tanto suya como de su Gobierno, Montoro dice que "yo no estoy aquí para ser simpático, mi compromiso es salir de la crisis y creo firmemente que lo estamos consiguiendo".