Emprender

Según la Real Academia de la Lengua, el emprendimiento es:

  1. Acción y efecto de emprender
  2. Cualidad del emprendedor

En definitiva, el término hace referencia al acto de llevar a cabo una obra o negocio. En términos económicos, el concepto lleva implícito un esfuerzo y un riesgo por parte de la persona que lo asume, el emprendedor.  

Para que haya emprendimiento, tiene que haber una idea de negocio. Es el emprendedor el que encuentra las posibles oportunidades de mercado y se embarca en su desarrollo hasta conseguir convertir la idea en una realidad. Aunque los resultados sean casi siempre inciertos, la cultura emprendedora se basa en el esfuerzo de los responsables del proyecto y en tres pilares fundamentales: el estudio previo del mercado, la búsqueda de recursos y el mantenimiento de la actividad con responsabilidad y creatividad.   

“Lo que se busca es que los jóvenes músicos puedan convertirse en empresarios, que sean autosuficientes. Queremos democratizar el emprendimiento. Les brindamos a través de nuestra plataforma Openfuture.es la posibilidad de que cualquier emprendedor se inscriba y dé a conocer su proyecto, que podrá convertirse después en su empresa”.

Características del emprendedor

El emprendimiento no es una decisión apta para todos los públicos ni basta con saber cómo emprender un negocio. Los emprendedores reúnen una serie de características que les hace únicos y diferentes del resto de trabajadores al uso: 

  • Creatividad e ingenio. Los emprendedores explotan ideas de negocio desconocidas hasta el momento o bien utilizan las ya existentes en otros campos no tan comercializados. Deben estar atentos a los movimientos del mercado para que su idea no llegue tarde ni sea demasiado mediocre.
  • Sacrificio. Los resultados positivos tardan en llegar. Por esto, un emprendedor sabe que todos los esfuerzos que ponga encima de la mesa para sacar adelante el proyecto no siempre van a conseguir respuesta. Son personas que se desviven por el negocio y le dan todo lo que necesite para que salga adelante. 
  • Capacidad de responder bajo presión. La situación de los autónomos y emprendedores no siempre es la mejor ni la más beneficiada. Por eso, ante cualquier problemática, la persona que se decide a emprender debe saber mantener los nervios y la capacidad de decisión.
  • Liderazgo. El emprendedor es el que posee la idea de negocio y todas sus implicaciones. Debe ser capaz de transmitir el concepto a sus empleados y a todos los agentes con los que interactúe. Por ello, debe poseer un carácter al tiempo firme y afable.

“A muchas les ha servido como impulso para dar el salto, a otras para clarificar su idea de negocio e incluso a otras para darse cuenta que el emprendimiento no es su camino. Y eso está bien porque decidir, al fin y al cabo, es tomar las riendas de tu vida”.

Emprendedor social

El emprendedor social es aquel que pone el centro de atención de su idea de negocio en una causa que puede aportar valor al bienestar social. La principal motivación que impulsa a estos emprendedores es desarrollar un negocio que les ayude a cambiar y mejorar el mundo que les rodea, aunque signifique cambiar las ideas preestablecidas. 

Ejemplo: 

“…cada vez cala más en la sociedad otro tipo de generación de empresas que fijan su objetivo, precisamente, en la mejora de las condiciones de vida de esos grupos de población especialmente vulnerables. Es el denominado emprendimiento social (en muchas ocasiones también unido a las nuevas tecnologías), un fenómeno que adquiere cada vez mayor fuerza en España.”