Desde el punto de vista económico, un “caballero blanco” es un inversor que acude al rescate de una empresa que está siendo objeto de una OPA (Oferta Pública de Adquisición) hostil u oferta de compra no deseada. La idea es que esta figura, ya sea una persona física o una compañía, lance una oferta con mejores condiciones que la primera, hasta llegar a entrar en una puja por la adquisición y mejorar la propuesta inicial.

Puede ser la propia empresa amenazada la que se encargue de buscar a este inversor o “caballero blanco”, o puede aparecer por iniciativa propia. 

Ejemplo: 

“ACS estudia la posibilidad de convertirse en “caballero blanco” de la batalla por Abertis”