Y Mariano Rajoy declinó, amablemente, la propuesta del rey de intentar formar gobierno, dejó de ser el hombre previsible, sensato y de orden que presume ser, incumplió lo que había dicho justo 24 horas antes, y anunció que no se presentaba a la votación de investidura para sorpresa de casi todo el mundo, incluida la redacción de informativos de TVE en Torrespaña, que ya había vivido una mañana de locos con Pablo Iglesias ofreciéndose de vicepresidente, y vivió otra tarde de desconcierto y carreras.

Cuando poco antes de las 8 de la tarde del viernes llegó desde la Zarzuela la noticia de la renuncia de Rajoy, la cúpula de la PPTVE, que había entrado en pánico tras el golpe de efecto del líder de Podemos, reaccionó entre estupefacción y parálisis. El Canal 24 horas seguía como si nada, y cuando las cadenas privadas como Antena 3 rompían la programación con avances, e incluso especiales como hizo LaSexta, en La 1 de TVE seguían con España directo y los carnavales de El Toboso. La cúpula de Informativos de TVE volvía a llegar tarde a una noticia con mayúsculas. Poco después empezaba a entenderse el juego de trileros del PP, y TVE reaccionaba justo para emitir la rueda de prensa de Rajoy. La jugada estaba clara. Pasapalabra y la presión para Pedro Sánchez y el PSOE.

Como ya saben los lectores habituales de los teledelirios, desde las elecciones del 20D, el PPresidente de RTVE y su escudero Gundín han marcado una línea editorial en los informativos sin disimulos a favor de Rajoy y su propuesta de un gobierno de coalición, multiplicando todas las declaraciones y mensajes desde el PP, o desde el mundo de la economía, a favor de la estabilidad que según ellos supondría la continuidad de Rajoy en la Moncloa. Simultáneamente, se trata de multiplicar las declaraciones en contra de un acuerdo de izquierdas, avisando del posible caos que supondría para España un gobierno de Sánchez apoyado por un Podemos y unos partidos independentistas de nuevo demonizados por TVE. Y todo esto, como siempre, escondiendo las noticias de la corrupción que persiguen al PP.

Y RTVE volvió a ser noticia.., menos en RTVE
Y esa manipulación que no cesa volvió a hacer de RTVE noticia en toda la prensa esta semana. Por un lado, la redacción de Torrespaña en asamblea y el consejo de Informativos volvieron a pedir la destitución inmediata del presidente de RTVE ante la insostenible manipulación y plantearon la urgente regeneración ética de los informativos con la elección de una nueva dirección profesional e independiente.

Los profesionales exigen al Congreso que ha salido de las urnas que se den pasos urgentes para que RTVE deje de estar al servicio del PP, un guante que ya han recogido los partidos políticos desde la formación del nuevo Parlamento.

Tanto Albert Rivera como Pablo Iglesias en sus declaraciones públicas, ya como nuevos diputados en el Parlamento, han planteado como una clave de la nueva etapa en España la regeneración de RTVE, algo que el PSOE ha incluido ya como propuesta de ley en las nuevas Cortes. En lo que va de año, ya hemos visto tanto a Pedro Sánchez como a Iñigo Errejón ir a las entrevistas de TVE con el lazo naranja contra la manipulación. Todas estas propuestas y menciones a la necesidad de reformar RTVE, (la del PSOE, la de Rivera y la de Pablo Iglesias) han sido censuradas por Gundín y sus comisarios en los informativos de TVE, que han ocultado el tema.

La crónica de la desinformación
La actualidad según TVE es la que le interesa al Gobierno. Si la justicia implica al PP, como en el caso de la destrucción del ordenador de Bárcenas, para TVE la importancia se refleja en un breve de 20 segundos. Si el escándalo del fraude de la empresa pública Acuamed salpica al número 3 de Soraya Sáenz de Santamaría en TVE, se mira para otro lado... hasta que al día siguiente el propio implicado dimite y se ven obligados a contarlo. Y, desde luego, en ningún momento se cuenta la relación del director general de Acuamed con Cospedal.

El lunes entrevistan a Rajoy en RNE, y los teledelirios, tanto a las 3 como a las 9, de forma coordinada por Gundín y sus comisarios, esconden las respuestas de Rajoy a los casos de corrupción: ni palabra de sus respuestas sobre Bárcenas, Rato o De la Serna y no incluyen tampoco las declaraciones sobre el ruido para que deje paso a otro candidato.

A Rajoy le dedican pieza para él solo y a Pedro Sánchez lo meten dentro de una pieza mezclado con Podemos, Ciudadanos y el PP, siempre dándole por detrás. Día tras día, detrás de cualquier aparición de Sánchez, alguien aparece atacándole, Rivera, Podemos, alguien del mismo PSOE, del Gobierno y/o del PP. Eso sí, los comisarios encantados con críticas internas. No hay día sin barón, Page, Puig, y siempre Susana.

Rivera siempre aparece atacando al PSOE y nunca al PP, hasta el extremo de que fueron censuradas todas las críticas a Rajoy que el líder de Ciudadanos lanzó en su entrevista en RNE. Los teledelirios no recogieron ni que Rivera veía a Sánchez más cerca de la Presidencia que a Rajoy, ni que Rivera no entendía la inacción de Rajoy, ni la crítica de Rivera de que su rodillo durante estos cuatro años hace ahora muy difícil que nadie quiera dialogar con él.

En los informativos de TVE no han existido las críticas a la falta de iniciativa política de Rajoy. De hecho, el día de la broma a Rajoy en la que el presidente desveló que su agenda estaba libre por falta de contactos, en los teledelirios solo dieron las justificaciones del PP, y ninguno de los comentarios de la oposición.



Entonces, Rajoy ¿se presenta o no?
Rajoy ha terminado por desconcertar a los comisarios de TVE con tanto despiste. Al margen de que la estabilidad pasa por Rajoy, y cualquier otro pacto es el caos, durante la semana los informativos de TVE se colocaron contra los que decían que existía la posibilidad de que Rajoy no se presentara. El teledelirio fue a tope para desmentirlo dando las declaraciones del portavoz parlamentario, el vicesecretario de organización del partido, del ministro del Interior y del de Industria, pero justo al que abrió la posibilidad de lo contrario, el de Justicia, lo ‘silenciaron’. La verdad es que hace gracia verlos a todos ahora en diferido, tan contundentes, explicar que lo serio y razonable es presentarse a la investidura. O ver al propio Rajoy aparecer directamente desde la cabecera del teledelirio el jueves por la noche para asegurar que, evidentemente, se iba a someter a la votación.

Fue Rajoy tan convincente que engañó a su propia televisión, que cuando saltó la noticia se quedó fuera de juego. A las siete menos cinco LaSexta ya estaba informando de que Patxi López iba camino de Zarzuela. El Canal 24 horas, nada de nada, ni interrumpe la tertulia ni en el boleto de en punto. Cuando a las 8 de la noche, desde la propia Zarzuela comunican la ‘renuncia’ de Rajoy, Antena 3 corta su programación, pero TVE es incapaz de hacerlo hasta que sale a hablar el propio Rajoy.

Una vez que a Gundín le explican desde Moncloa y Génova la estrategia de pasar la presión al PSOE, el teledelirio se vuelca dando en portada todas las declaraciones que le compliquen a Sánchez pactar con Podemos -portada para Madina y Rubalcaba, pero ni palabra de Esperanza Aguirre diciendo a Rajoy que se aparte para favorecer el nuevo gobierno-. El Informe Semanal del PP, en otra alarmante falta de reflejos, tampoco reacciona como se espera de un gran programa, y es incapaz de preparar un reportaje sobre uno de los días más intensos de la historia de la política española.

El apoyo de TVE al Gobierno de coalición que busca Rajoy para salvarse como presidente se ha visto de mil formas desde que empezó la semana. En frases de los presentadores haciendo suya la tesis de Moncloa (Pilar García Muñiz, el lunes 18, “Mariano Rajoy apuesta por la estabilidad política y por eso insiste en el gobierno de gran coalición". Lo suyo sería, “apuesta por la estabilidad política que, en su opinión, pasa por la gran coalición); y doliéndose por la falta de acuerdo, como en la apertura del telediario del martes, (“las posibilidades de gran coalición entre PP y PSOE se van diluyendo poco a poco según avanzan los días”. Perdón, ¿pero qué se diluye si no ha habido nada?)

Pero más allá de los comisarios editores Álvarez y Eizaguirre, y del comisario del área de Política, Alcalá, también desde el Área de Economía de la comisaria Gómez, exasesora del PP, e incluso la de Internacional del excorresponsal López de Goicoechea se han sumado a la tesis del mundo del dinero y de Bruselas de que solo la estabilidad de un gobierno liderado por Rajoy evitará el caos en España. Para ello, no han dudado en dar a toda pastilla las declaraciones e informes del poder económico y esconder y minimizar las voces e informes que destacan la otra realidad: la de las desigualdades que han crecido en nuestro país y están dejando a millones de personas fuera de la recuperación.

TVE y el FMI versus OXFAM y la OIT
La estabilidad y el crecimiento frente a la desigualdad y la exclusión es parte de la batalla ideológica que separa las distintas opciones. La desigualdad y la pobreza son conceptos de los que Rajoy ha huido, apostando por las recetas de los grandes organismos como el FMI. Y TVE sigue fiel la línea del PP. Por eso, los teledelirios se han volcado con el nuevo informe del Fondo Monetario Internacional con noticia de portada y despliegue de más de 3 minutos y medio con varias conexiones en directo, frente a los informes de la Organización Internacional del Trabajo y Oxfam Internacional, que minimizó, escondió y manipuló en breves. El informe de la OIT lo despachó el miércoles en un breve de apenas 20 segundos, titulado en positivo y escondiendo y oscureciendo las críticas de la organización internacional a la situación en España.

Del Informe de Oxfam que sitúa a España como el país donde más ha crecido la desigualdad desde el inicio de la crisis, superando en 14 veces a Grecia y solo por detrás de Chipre, el Telediario de la 9 lo despacha en un breve. A las 3 lo había contado, lejos de los titulares, pasada casi media hora de informativo, el corresponsal de Londres en una crónica centrada en el resto del mundo y dejando la referencia a España escondida en solo una frase al final de la pieza que cierra una entradilla a cámara del propio corresponsal Idígoras diciendo que muchos economistas cuestionan la metodología de Oxfam.

El mismo Idígoras que alineado con las tesis de la PPTVE, se vuelca a tope el día siguiente con el informe de la FMI, que por lo visto ningún economista cuestiona. Seguramente nadie de TVE escuchó al premio nobel de Economía Stiglitz que en el Foro de Davos dijo esta semana que lo que se les ha hecho a los españoles estos años es un desastre y que Gundín creyó mejor ocultar a sus espectadores. Curiosamente, si Idígoras le dedicó al informe Oxfam, el noventa por ciento de su información al mundo y el diez por ciento a España, en la del FMI, el setenta por ciento de la noticia era para España y el treinta para el mundo.

Y cuando sale la noticia de que el número de solicitudes de ayuda social para cubrir necesidades básicas subió en 2014 un 20% respecto a 2013, en TVE ni palabra. Sólo piezas y piezas sobre los empresarios pidiendo acuerdo para salvar economía, y ¿qué tal si hubieran dado para compensar alguna de los sindicatos pidiendo acuerdo de izquierdas para acabar con reforma laboral?

Los ‘manipulados’ olvidos y recuerdos en los teledelirios
El teledelerio es capaz de no recordar en el arranque del juicio de Isabel Carrasco que los implicados eran militantes del PP, pero puede perfectamente dar a Celia Villalobos quejándose del presunto mal olor de los rastas en el Congreso y no darla cuando pide disculpas después. Son capaces de olvidarse de los premios Feroz de los críticos del cine español, aunque TVE se vuelca con el cine, aunque sea antesala de los Goya que emitirá TVE, aunque la película ganadora sea de TVE, porque una de las películas del palmarés es B, la película de Bárcenas. Tan ridículo como eso.

Los comisarios saben que tienen que huir de Bárcenas como sea. Y, por eso, cuando la jueza cita al PP para que declare como querellado en el caso de los ordenadores de Bárcenas, para TVE se resuelve en 25 segundos, menos de la mitad de tiempo que le dedican en ese mismo telediario a contar que el gobierno chino ha cerrado 35 restaurantes -35 en un país que no puedo ni imaginar los que debe tener- porque ponían sustancias adictivas en la comida para ganar clientela.

No hay tiempo para las novedades del caso de la Serna y sus conexiones en Panamá, nada para el caso del amigo de la ministra Pastor y Rajoy nombrado consejero de AENA, pero sí para seguir el caso Irán y Pablo Iglesias. Y desde luego sí hay tiempo para sumarse a la noticia del viaje a Venezuela, de dos dirigentes de Podemos y la CUP y el suegro de un jefe de ETA a un congreso pagado por su presidente Maduro, en una noticia encargada a la redacción paralela en la que solo dieron la noticia de Antena 3, con las reacciones críticas de PSOE, Ciudadanos y el Gobierno, pero ocultando la versión de la dirigente de la CUP. Sólo tras las quejas de la redacción, a las 9 se vieron obligados a dar las declaraciones de la CUP, eso sí, incluyendo las críticas del PP además del ministro de Justicia.

Como dicen los periodistas de TVE, es urgente una regeneración ética sus Informativos.

Otros teledelirios recientes:
Top Teledelirios: Las pruebas una a una… TVE se ha convertido en ‘Aló, Rajoy’
Top Teledelirios: se acercan las elecciones, y comienza a aplicarse el “derecho de portada” de los señoritos
Top Teledelirios: Rajoy se entrega a Bertín, mientras en Informativos censuran incluso a Franco
Top Teledelirios: las collejas han creado escuela en TVE… pero ellos no dan a Rajoy Jr., sino a Pablo y Albert
Top Teledelirios: Así ha escondido TVE los debates para proteger a Rajoy
Top Teledelirios: el 20D que ha cambiado España.., y cambiará RTVE
Top Teledelirios: las manipulaciones en la TVE post 20-D