Nacho Villa y María Dolores de Cospedal. Nacho Villa y María Dolores de Cospedal.



Los seguidores del cine splatter o cine gore, o los amantes de la violencia visceral (de vísceras) y gráfica, y patéticamente incondicionales del George Romero o Lucio Fulci, tienen una nueva estrella televisiva en la figura de Nacho Villa, conocido ya en círculos periodísticos castellano-manchegos como el “carnicero de Telecospedal”. Y es que el exlocutor de la cadena de los obispos se ha superado a sí mismo. Cuando los castellano-manchegos creían que ya no se podía llegar más lejos en la manipulación; cuando los periodistas, hartos ya de denunciar la “valencianización” de Radio Televisión Castilla-La Mancha (RTVCM) que dirige el citado exlocutor de COPE, creían haber tocado techo en el abusivo control y manejo que lleva a cabo el protegido de Cospedal, aparece de nuevo Villa en estado puro y deja a todos atónitos al abrir el informativo con una imagen de una máquina picando carne para ilustrar la noticia de que el detenido por matar a su pareja en Cifuentes (Guadalajara) había triturado sus extremidades (video).

Enésimo comunicado
Una nueva salida de tono de la dirección de un canal autonómico que sigue los pasos de la valenciana Canal 9, desprestigiada, sin credibilidad y que como la propia presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, reconoce no cumple su promesa de privatizarla porque no hay empresas interesadas. Sin embargo, la manipulación practicada por Nacho Villa, mañana tarde y noche, no impide que el Comité de Empresa de RTVCM haya emitido un comunicado denunciando, una vez más (y van más de una veintena), el tratamiento informativo que “Telecospedal” ha dado a este nuevo crimen machista por considerarlo “amarillista, humillante, hiriente, macabro y desagradable”.

Imagen utilizada por la Televisión de Castilla-La Mancha para ilustrar la noticia del asesino de Cifuentes. Imagen utilizada por la Televisión de Castilla-La Mancha para ilustrar la noticia del asesino de Cifuentes.



“Cambio de la línea editorial”
En este sentido, los trabajadores dicen no entender, “ni mucho menos compartimos el criterio con el que esta noticia se ha incorporado a la escaleta del espacio informativo”, al mismo tiempo que acusan a los responsables de la televisión de “manipulación y falta de ética profesional”. De ahí que el comité reclame “un cambio de la línea editorial”, al mismo tiempo que dice, “claro y alto un basta ya”, además de condenar “la frivolización con la que se tratan los casos de violencia de género y la falta de atención de la cadena a las normas básicas para el tratamiento de este tipo de noticias”.

Personas “no profesionales”
Comunicado este último que es, sin lugar a dudas, uno de los más duros emitidos por el Comité de Empresa, que no duda en señalar a los responsables de este desaguisado. “Este es el resultado de poner en manos de personas que no son profesionales la televisión de todos”, añaden, “gente sin ética ni dignidad periodística y que así lo demuestran día a día; gente que piensa que en televisión vale todo, como Pilar Labrador, persona a quién se le "ocurrió la pieza", o la actual editora de la tarde, Almudena Collado, que la encargó a través de la coordinadora de Sociedad, Marta Valdivieso, al amparo del director de Informativos, José Eduardo Medina, pero todos bajo la única dirección y máximo responsable que es el director de RTVCM, Nacho Villa”, señalan en su comunicado.

El PSOE pide la dimisión de Villa
Tratamiento informativo catalogado también por el secretario de Organización del PSOE castellano-manchego, Jesús Fernández Vaquero,  de “repugnante, morboso y macabro, mostrando imágenes de utensilios de carnicería y de fragmentos de carne troceada, descuartizada y picada, ofreciendo una cruel y encarnizada simulación del crimen, intolerable en un medio informativo como es la Televisión Pública”, dice Fernández Vaquero en la carta, a la que ha tenido acceso ELPLURAL.COM (ver carta), enviada a María Dolores Cospedal exigiéndole “el cese inmediato” del director Nacho Villa, no sin antes recordarle las normativas y leyes de protección integral contra la violencia de género.