A raíz de la destitución de Jesús Cintora al frente de Las Mañanas de Cuatro se ha hablado insistentemente de "presiones" del Gobierno y ELPLURAL.COM ya recopiló algunos de los enfrentamientos que dirigentes de ese partido mantuvieron en directo con el periodista. Pero ese tipo de presiones aparecen envueltas en una nebulosa. Lo que es irrefutable es que como viene informando desde hace varios meses el diario El Mundo, la gubernamental Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sometido últimamente a Mediaset, de la que dependen tanto Telecinco como Cuatro.

"Abundancia anormal de expedientes sancionadores"
Así, Mediaset fue sancionada 42 veces el año pasado y desde el propio departamento jurídico del grupo televisivo hablaban de "abundancia anormal de expedientes" contra ellos procedentes del actual organismo regulador. Crónicas carnívoras (emitido por Energy, otro canal de Mediaset), el ¡Qué tiempo tan feliz! (Telecinco) de María Teresa Campos, el informativo de 'los Manolos' en Cuatro... todos han supuesto expedientes con sanciones millonarias por incumplir aspectos relacionados con la protección de la infancia o limitaciones sobre la inclusión de publicidad. Además, El Mundo apunta que por la vía de la Audiencia Nacional han llegado recientemente tres sentencias contra Mediaset que ratifican sanciones anteriores por cuestiones similares y que representan multas por valor de casi 600.000 euros.

Boicots y precedentes que ya hicieron daño
¿Seguirá siendo la CNMC tan dura con Mediaset? De momento la cadena tiene una nueva preocupación. Según ha podido saber ELPLURAL.COM en la cadena alarman ahora los llamamientos a boicotear los productos que se anuncian en Cuatro y en Tele 5, llamamientos que han tenido gran difusión en las redes a través de hashtags como #BoicotAMediaset, #BoicotAnunciantesMediaset o #JeSuisCintora. Iniciativas similares ya daño al grupo, y es que hace cuatro años numerosos anunciantes se retiraron de La Noria de Telecinco tras un movimiento de indignación por una entrevista pagada a la madre de uno de los implicados en el asesinato de la joven Marta Del Castillo. En 2013 otra campaña a través de Twitter provocó la retirada de varios anunciantes del programa Campamento de Verano tras las denuncias de trato vejatorio hacia una concursante.