Este martes, la Guardia Civil daba una rueda de prensa en la Delegación del Gobierno de Galicia para informar sobre las novedades del caso Diana Quer. El coronel de la UCO, Manuel Sánchez Corbí, era el encargado de tomar la palabra y arrancaba con una bronca a los periodistas. “Yo pondría encima de la mesa un debate del que hasta se podría escribir una tesis doctoral para el periodista que quiera doctorarse: el tratamiento mediático del caso Diana”.

“Hay titulares de prensa que ese día son un titular, es la portada del periódico, pero a la familia le puede suponer un daño de por vida”, aseguraba Corbí y añadía que “esto no está regulado, yo creo en la autorregulación de cada uno en su profesión”.

Uno de los programas más criticados, aunque hay medios y titulares para todos los gustos, ha sido Espejo Público. En parte por uno de sus periodistas, Javier Negre, quien no sólo escribió hace meses un artículo sobre los chicos que le gustaban a la víctima, sino que el día que se descubrió el cuerpo se congratulaba de que sus compañeros hubieran dado la primicia.

Este miércoles, en Espejo Público, se han intentado resarcir, o al menos lo han hecho sus colaboradores. En el plató estaba Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, que ha llegado a decir “si echamos la vista a la hemeroteca, nos da vergüenza las cosas que hemos publicado”. Estos son algunos de sus titulares.

Toni Bolaño, también presente en el plató, ha tomado después la palabra para lamentar que los medios “llegamos a sospechar del padre”, ante lo que la presentadora de Espejo Público le ha cortado: “No entremos en detalles”. Aunque Bolaño ha añadido: “Fuimos realmente crueles”.

En el plató también ha estado, uniformado, un comandante en jefe de la UCO, Juan Jesús Reina, que ha estado contando algunos detalles del caso sobre cómo se consiguió la confesión de El Chicle. Reina también ha hecho un reproche, al decir que “se ha puesto en peligro la investigación” con las filtraciones sobre el culpable. Incluso ha insinuando que se precipitó la detención de El Chicle: “¿Qué hubiera pasado si Diana hubiese seguido viva? ¿Si hubiera otros responsables? ¿Si ellos la tuviesen retenida?”.

Sin embargo, en este caso los periodistas se han revuelto un poco y le han reprochado que las filtraciones no las suministran los periodistas, sino que “vienen de dentro del cuerpo”. Ante lo que el Guardia Civil ha reculado: “Yo no voy contra el informador”.