Este martes Rocío Monasterio ha criticado que la Mesa de la Asamblea de Madrid haya tumbado una Proposición No de Ley (PNL) registrada por Vox para que la presidente autonómica, Isabel Díaz Ayuso, su vicepresidente, Ignacio Aguado, y sus consejeros y viceconsejeros cobrasen el Salario Mínimo Interprofesional, “como muchos madrileños”, hasta que los presupuestos regionales saliesen adelante.

La líder del partido ultra en la Comunidad de Madrid ha manifestado que la dejación de funciones del Gobierno regional postergando el Proyecto de Presupuestos regionales evidencia que PP y Ciudadanos no están realizando sus labores parlamentarias. Sin embargo, esta PNL ha sido tumbada por el órgano rector de la Cámara madrileña: "Hasta el momento nadie se nos ha ofrecido a negociar ningún Presupuesto, solo declaraciones contradictorias de Ayuso y Aguado, que están esquivando la obligación que tienen y, ahora, estamos sufriendo una vez más la censura de la Mesa. Nos están amordazando con la posibilidad de presentar una PNL para que aquellos altos cargos del gobierno que no se sentaran a hacer presupuestos se les fuera rebajado el sueldo", ha subrayado Monasterio en rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces de este martes.

Tuit de Monasterio

Asimismo, la dirigente ha pedido a los partidos de Gobierno que elijan, con celeridad, si “quieren estar con la ministra dictadora socialista Celaá o del lado de la libertad”. “El pin parental tiene un coste cero y es un tema de elegir si quieren estar con los dictadores socialistas (…) no creo que quieran estar con Celaá”, ha augurado.

Sin embargo, la oposición ha condenado fuertemente el populismo de la ultraderecha en la Comunidad de Madrid. Alfonso Serrano, portavoz del PP en la Asamblea, ha tirado de ironía para dar réplica a su homóloga: “También pueden darnos de latigazos”. Posteriormente, César Zafra, portavoz de Ciudadanos, ha indicado que la primera que debería reducirse el sueldo al mínimo legal es la propia Monasterio.

Finalmente, Ángel Gabilondo, líder del PSOE en la región, ha condenado la falta de respeto incesante que el partido ultra realiza sobre sus compañeras. “Las manifestaciones de la señora Monasterio sobre una ministra del Gobierno de España son inapropiadas. La disyuntiva que hace entre dictadores socialistas y la libertad no me parece de recibo. No estoy de acuerdo con ese planteamiento ni con ese lenguaje”, ha explicado, tendiendo la mano a PP y Ciudadanos a que se sienten con el resto de los grupos parlamentarios con representación en la Asamblea para conformar unos Presupuestos conjuntos que eviten la dependencia del Ejecutivo regional con la extrema derecha.