El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha emitido un comunicado a raíz de las manifestaciones a sus puertas durante las comparecencias de los imputados por el 9-N. Los jueces catalanes consideran que la mera convocatoria de estas concentraciones supone un "ataque directo y sin paliativos a la independencia judicial poniendo en entredicho uno de los fundamentos esenciales del Estado Constitucional".




Injerencias de la política
La Sala del TSJC también pone el punto de mira en los que están detrás de las manifestaciones y señala directamente que "responden a una estrategia favorecida, diseñada y encabezada por representantes públicos, algunos de ellos con funciones de gobierno".




Los jueces, con esta denuncia, buscan llamar la atención directamente a los políticos catalanes pro independentistas  recordándoles su "deber de no injerencia" en las actuaciones judiciales. El TSJC señala que "promover la desconfianza social y pretender estrategias de presión constituye una negación de las bases de nuestra convivencia política" y apela a la "responsabilidad de aquellos que tienen el deber de garantizar la convivencia en paz y libertad".




El 9-N imputado
La reacción de los jueces catalanes llega tras la comparecencia de la exvicepresidente del Gobierno de Artur Mas, Joana Ortega, y la conseller de Enseñanza, Irene Rigau, imputadas ambas por su implicación en la organización y desarrollo de la consulta independentista del 9-N del pasado año. A su llegada y mientas declaraban, cientos de personas se han concentrado a las puertas del TSJC como muestra de apoyo al proceso independentista. El próximo día 15 de este mes acudirá a declarar el presidente Mas y, previsiblemente, se volverán a producir las manifestaciones de apoyo de independentistas frente a la sede judicial.