Esta vez la solidaridad y la compasión han vencido a la crueldad y a la estupidez. Una familia madrileña ha adoptado en El Refugio a Naif, el perro que fue rescatado hace unos días después de haber sido atado a un poste por el cuello y las patas, tras darle una puñalada en la nuca, quizás para extraerle el chip que podía contener sus datos y que habría delatado a sus maltratadores.
Afortunadamente, el que intentó asesinarlo no consiguió su objetivo, y Naif, no sólo ha salvado su vida, sino que acaba de ser adoptado”, han anunciado desde El Refugio, donde han destacado que el encuentro entre Naif y su adoptante, Chus, ha sido “muy emotivo” y que desde el primer momento “han congeniado a la perfección”.
El pasado 20 de agosto, la protectora El Refugio hizo pública la historia de Naif, un perrito al que rescataron en un descampado de Adra (Almería). Desde que la historia de Naif fue conocida por “cientos de miles de personas en las redes sociales”, han sido más de 20 familias las que se han interesado por adoptarlo. Finalmente Naif ha sido adoptado por una mujer, que ya tiene un perro y dos gatos. “La historia de Naif me partió el corazón y decidí que quería ser su mami, me siento muy afortunada de que la vida me haya permitido estar a su lado”, manifestó Chus sin dejar de abrazarlo. Por su parte, el presidente de El Refugio, Nacho Paunero, ha indicado que han vivido una “experiencia preciosa al ser testigos de la adopción de Naif, tan sólo unos días después de haberle tocado vivir un capítulo tan terrible”.