La Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), además de diferentes instituciones, entre las que se encuentran la Universidad de Córdoba (UCO); la Diputación Provincial cordobesa; el Consejo Andaluz de Colegios Veterinarios; el Colegio Oficial de Veterinarios de esa misma ciudad, y la Fundación Cajasur, así como las empresas Zoetis, Fatro y Elanco; han colaborado en la donación de material veterinario, principalmente medicamentos, y en la recogida del mismo para el Líbano.



La donación de este material, que ha sido coordinada por la Facultad de Veterinaria de Córdoba, permitirá que un grupo de profesores y los militares españoles colaboren con las actividades de cooperación cívico-militar que realizan los integrantes del contingente de la BRIMZ X "Guzmán el Bueno", que se encuentran desplegados al sur del rio Litani, bajo bandera de Naciones Unidas, desde el pasado mes de noviembre.

Esta ayuda tiene por objeto apoyar a los ganaderos mediante el tratamiento de las principales enfermedades de sus animales y en el establecimiento de diferentes medidas preventivas que eviten el desarrollo de determinadas patologías, trasmitiendo, al mismo tiempo, que detrás de nuestras Fuerzas Armadas hay muchas instituciones y empresas de nuestro país que están apoyando al desarrollo de aquella zona castigada por los conflictos armados.

Un apoyo a los ganaderos de la zona, que junto a otras actividades de los ‘cascos azules’ españoles, como la reconstrucción de infraestructuras, la enseñanza del español y la asistencia sanitaria; generan confianza y estimulan la colaboración de la población libanesa con nuestras las tropas allí desplazadas. Este apoyo veterinario a la zona comenzó el año 2009 coincidiendo con el primer despliegue de la BRIMZ X "Guzmán el Bueno" y, desde entonces, profesores de la UCO han apoyado a la población de aquella zona en todas las ocasiones en la que la Brigada cordobesa ha sido desplegada en el Líbano, y que ha servido como modelo de colaboración para otras unidades militares españolas que se han desplazado en el Líbano y a la que se han ido incorporando otras universidades españolas.

La donación de estos productos veterinarios, que en esta ocasión han alcanzado los 3.700 kilogramos, servirá para atender a más de una docena de poblaciones repartidas en un área de unos 50 kilómetros, en la que hay unos 95 ganaderos y un censo de alrededor de 8.000 animales, considerados como el principal motor de la economía de aquella zona.