Poco se sabe de la vida anterior de Mercedes Alaya y entre muchos hay morbo por conocer su pasado. Lo cierto es que desde que la juez adquirió notoriedad son muchos los rumores e historias que de ella se cuentan, a veces revestidos de bulos. Pero la verdad es que Mercedes Alaya no siempre fue juez. Tiene un pasado como tantos otros estudiantes y adolescentes de la
época. Como los demás que ahora ejercen el Derecho o imparten justicia, antes fue más joven y estudiante de las aulas de la Facultad de Derecho, brillante por cierto y proveniente de la población sevillana de Écija.

Procesionada por las calles de Sevilla
Participaría más o menos de la vida universitaria de los principios de los ochenta en Sevilla pero de lo que no pudo escaparse fue de las novatadas propias que los veteranos infringen a los novatos. Y en este sentido también estuvo en la élite pues fue 'elegida' para ser paseada en trono claustral por las calles de Sevilla como sí de una virgen -de 18 años- procesionada fuera. Hoy, posiblemente, algunos de sus admiradores la volverían a pasear. Otros probablemente creen que no debería de salir de su templo y la condenarían a estar enclaustrada.

Su foto como "borrega" se convierte en un whatsapp viral
Según informa hoy "Diario de Sevilla" muchos habían contado la historia de la juez Mercedes Alaya como “borrega”, la novata más distinguida de la Facultad de Derecho, pero no se había mostrado hasta ahora una fotografía que la refrendara. En las últimas horas, esta imagen se ha convertido en un auténtico whatsapp de tipo viral entre los círculos de abogados sevillanos. En la fotografía aparece una jovencísima Mercedes Alaya subida en volandas a uno de los antiguos sillones de la fábrica de Tabacos, la vieja sede de la Facultad de Derecho de Sevilla.

Elegida de entre las más guapas
Según los diarios del grupo Joly, 'sus porteadores son otros jóvenes estudiantes, aunque ya veteranos que estudiaban los últimos cursos de la carrera y participaban en la extinta novatada de la borrega, que consistía en elegir a una de las nuevas estudiantes de entre las más guapas, y llevarla desde la sede de la Facultad hasta la del Ayuntamiento de Sevilla, en la Plaza Nueva. La juez Alaya fue elegida “borrega” a principios de la década de los 80 –algunos sitúan la foto en 1981–, con tan sólo 18 años y recién llegada a la Universidad de Sevilla, donde cursaría sus estudios con brillantez'.

Se cayó del trono
Cuentan algunos de los estudiantes que presenciaron la ceremonia que en aquella ocasión se produjo un incidente, dado que al llegar al entorno de la fuente de la Puerta de Jerez, un mal movimiento de los jóvenes que transportaban el sillón hizo que Mercedes Alaya sufriera una caída, aunque no resultó herida. La metáfora habla por sí sola e indicaría que Alaya tras ser entronizada, se cayó del trono.