El historiador Ian Gibson ha afirmado que está muy convencido de que los restos mortales de Federico García Lorca podrían aparecer si se buscaran más.  "Creo que sus restos están muy cerca de donde buscaron la primera vez, pero no aparecieron porque había que ampliar la búsqueda, fue un error", ha comentado Gibson. El hispanista nacido en Irlanada pero nacionalizado español ha recogido hoy en la Academia del Cine el Premio' Muñoz Suay 2014' con el que se reconocen los mejores trabajos de investigación historiográfica sobre el cine español,



El enterrador no le engañó
"Yo estuve allí en 1966 con el enterrador y sé que no me mintió, me explicó entonces -y tengo su declaración grabada en mis archivos- que estaba en 'este roalillo má o meno'", explica Gibson, gesticulando con las manos e imitando el acento andaluz. "Entonces no entendía bien el idioma, pero después supe que eso era 'más arriba, más abajo' de aquella linde; yo creo que está muy cerca. Lorca es un desaparecido y sus restos me interesan mucho más, o de otra manera, que los de Miguel de Cervantes", ha considerado.

Reedición de la biografía de Lorca
El hispanista y experto en García Lorca ha señalado que prepara una reedición de la biografía del poeta granadino, "que ya lleva 40 años en el mercado y está rebasada en muchos aspectos", ha considerado, que pretende tener lista el próximo año, coincidiendo con el 80 aniversario de su asesinato.

Descarta el informe de la Policía de Granada
Y aunque ha precisado que será corregida y revisada "casi por ética", ha confirmado que no utilizará el informe de la Policía de Granada recientemente aparecido sobre la responsabilidad del Gobierno Civil en el fusilamiento de Lorca porque el nuevo documento no lo es para él: "yo lo conocía hace años y no tenía ningún contenido nuevo". "Sí tiene importancia -ha reconocido- en cuanto a que oficializa los datos ya conocidos que demuestran que Lorca fue fusilado por orden del Gobierno Civil de Granada".

No escribirá más biografías
En cualquier caso, Gibson ha puntualizado que no seguirá siendo biógrafo, porque "cada libro requiere mucho tiempo y no se si lo tengo", y ha añadido que no renuncia a "ver documentos si aparecen, pero no voy a ir en busca de ellos, no voy a seguir investigando". "No se puede ir uno a la tumba con lo de siempre, o renovarse o morir, y yo me quiero renovar", ha zanjado.

Maltrato del Gobierno a la cultura
El irlandés, que ha declarado públicamente en reiteradas ocasiones sus quejas por el "maltrato" que considera que el Gobierno español le da a la cultura, sobre todo con decisiones como la subida del IVA cultural que "no se debía haber hecho desde el principio", y ha considerado que "pronto veremos un cambio".

Se avecina un cambio en España
"Eso espero -ha dicho- porque este país es maravilloso en potencia, es fascinante, está ahí esperando, como un piano que nadie toca; hay tanto en este país que se podría investigar. Sólo haría falta -ha opinado- que los dos 'bandos' se pusieran de acuerdo en lo esencial: la sanidad, la enseñanza y la memoria histórica, que no es tan difícil. Tiene que haber pactos de gente progresista, sensatos", ha resumido.

Buñuel y Dalí y el asesinato de Lorca
Gibson ha recordado la amistad que unía al poeta granadino con Luis Buñuel y Salvador Dalí. "Hasta la muerte, me consta que no hubo un día en que Buñuel no pensara en los últimos momentos de Lorca ante un pelotón de fascistas en Granada, en su Granada, que él había cantado como nadie. Yo sé que Buñuel se fue a la tumba pensando en el fusilamiento de Lorca".
"Y Dalí también. Dicen que cuando Dalí se moría, se le oía decir 'Lorca, Lorca'. Fue una amistad hasta la muerte y quién sabe si no más allá", ha afirmado el hispanista.